Actualizado hace: 24 minutos
Portoviejo
Celebran ordenación sacerdotal
ORDENADOS Ellos son los diáconos que ayer recibieron la ordenación sacerdotal en la catedral

En una emotiva ceremonia realizada ayer en la Catedral de Portoviejo fueron ordenados como sacerdotes: Jorge Cedeño Meza, Jorge Nazareno Sornoza, Ángel Toaquiza Yanchapaxi y Keny Vinces Mendoza. Además, recibió la ordenación diaconal Luis Coronel Verdecia. Todos ellos se formaron en el Seminario Mayor San Pedro de la capital provincial.

Sábado 26 Mayo 2007 | 19:37

La ceremonia fue presidida por monseñor José Mario Ruiz Navas, arzobispo de Portoviejo. Al acto religioso asistieron los padres de los ordenados, familiares y amigos. La Catedral resultó pequeña para recibir a los invitados. Formación y facultades Durante su intervención en la homilía monseñor Ruiz Navas destacó la excelente formación que recibieron los nuevos sacerdotes. Además, explicó que por su ordenación, el sacerdote queda investido de facultades más que de derechos. Estas facultades son: celebrar misa, perdonar pecados, predicar, administrar los sacramentos, dirigir y cuidar al pueblo cristiano. Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia fue cuando los ordenados manifestaron públicamente su deseo de vivir célibes toda si vida. El sacramento del orden otorga a quien lo recibe una gracia permanente e imborrable: es un fuego que no se apaga jamás, pero su eficacia depende de cada ministro ordenado. “Los sacerdotes debemos preocuparnos de que ese fuego sea fervoroso, que dé calor y luminosidad, que sea eficaz para la misión para la que ha sido encendido en el acto sacramental”, dijo Jorge Nazareno, uno de los ordenados. Importancia del seminario Monseñor Ruiz fue quien impulsó la idea de construir un seminario. Desde que él llegó a la provincia, el 8 de julio de 1989, fue su aspiración concretar este proyecto que en 1992 se hizo realidad. Cada año se ordena un promedio de cuatro sacerdotes. “Se puede caer la catedral, pero con tal de que exista el seminario yo estoy contento”, manifiesta monseñor, quien considera este lugar de formación como su logro más importante en la provincia. “Cuando presento un párroco le digo a la comunidad: aquí les muestro a un cura manabita cero kilómetro y cero dólares”, afirma el arzobispo. El presupuesto mensual con el que cuenta el seminario San Pedro es de 8 mil dólares.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala