Actualizado hace: 43 minutos
ALAJUELA
Deslave será recuerdo eterno
El canal de encauzamiento de la quebrada de Alajuela necesita mantenimiento. Se lo hizo después de que un deslave azotó a la población, en el año 2002

Eladio Cedeño recuerda lo que pasó una tarde de abril del 2002, cuando luego de un gran aguacero se escuchó un ruido fuerte, por la quebrada de Alajuela bajaba con fuerza una gran cantidad de agua, llevándose lo que encontraba a su paso.

Sábado 26 Mayo 2007 | 19:16

“Eran las 17h00 y de repente vimos que grandes cantidades de agua mezclada con tierra, troncos de árboles y piedras inundaban la cabecera parroquial, mi casa estaba en todo el centro del paso de la quebrada, y lo único que alcancé fue a salir con mis nietos. A mi esposa no la pude ayudar porque ella estaba arriba, cuando estuvimos afuera vimos que parte de la vivienda había desaparecido; unos amigos rescataron a mi señora, perdimos todo”, contó con una mezcla de resignación y temor. Él es una de las 2.000 personas que fueron testigos de la furia de la naturaleza, sin embargo hoy dice que ya no tiene miedo luego que se construyera el encauzamiento de la quebrada. “Nos sentimos seguros, porque sabemos que si nuevamente la quebrada sale, toda el agua cruzará por el cauce y desembocará al río Chico”, dijo al tiempo de recordar que por el deslave se quedó sin casa y desde esa fecha vive en la casa de un amigo, porque no tiene dinero. Inconclusa El presidente de la Junta Parroquial, Tranquilino Intriago, señaló que los trabajos están incompletos, porque no se ha construido la segunda etapa del encauzamiento. “El Miduvi había destinado 480.000 dólares para hacer la obra, pero nadie sabe qué pasó con ese rubro”, dijo. El encauzamiento de la quebrada de Alajuela fue contratado por la gobernación de Manabí en el 2005. Por un valor de 95.106,30 dólares más IVA, la obra fue realizada por Ángel Luzón desde septiembre hasta diciembre del mismo año, quien explicó que la gobernación contrató con él la primera etapa del encauzamiento que tiene 117 metros lineales. Los estudios para el encauzamiento de la quebrada de Alajuela fueron realizados por Corpecuador, y una vez ejecutada la obra, la fiscalización estuvo a cargo del Consejo Provincial de Manabí. Los trabajos ya fueron recibidos definitivamente por la entidad contratante. Sin embargo, hay preocupación entre los parroquianos porque el canal hoy está lleno de maleza y nadie quiere asumir la limpieza, pese a que era un compromiso del Municipio realizar dicho trabajo. DEFORESTACIÓN ES LA CAUSA En la Junta Provincial de la Defensa Civil (DC) se indicó que en Manabí se han presentado varios deslaves, algunos con consecuencias mortales como los ocurridos en Las Guaijas y Riocaña (Santa Ana), Pachinche (Portoviejo), Pedernales, Sucre, Montecristi, Flavio Alfaro, Chone y otros cantones manabitas. “Todos ocurrieron entre 1998 y 1999, durante el fenómeno El Niño”, dijo Silvano Pilay, funcionario de la DC, quien señaló que la causa mayor para que se hayan dado deslizamientos de las colinas es la deforestación que existe. Recordó que en el caso de Las Guaijas, varias personas desaparecieron bajo la avalancha de lodo, y sus cuerpos nunca fueron encontrados. Señaló que la recomendación de los expertos es no construir en las colinas, añadiendo que la mayoría de quienes habitan en las partes altas son personas de escasos recursos económicos que son productos de las migraciones rurales. Pilay también se refirió a la construcción de la sede de la Asamblea Constituyente que se pretende edificar en el cerro de Montecristi, indicando que no es recomendable porque en esta colina hay constantes deslizamientos que en algún momento podrían provocar algún problema. “Los técnicos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército comentaron que el lugar no era recomendable”, dijo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala