Actualizado hace: 46 minutos
TECNOLOGíA
Impresoras 3D
Una impresora 3D

Las impresoras tridimensionales, que permiten imprimir objetos en plástico u otro material como si de un horno se tratase, pronto podrán llegar a los hogares gracias a sus precios cada vez más reducidos.

Miércoles 23 Mayo 2007 | 19:41

La tapa para el objetivo de la cámara de fotos, extraviada ya una docena de veces; la maqueta de la casa de los sueños o el prototipo de coche para el coleccionista amante de los modelos más futuristas son algunos de los objetos que pronto podrán fabricarse sin salir de casa y con sólo pulsar un botón. En realidad, las impresoras en tres dimensiones llevan más de una década utilizándose para el diseño industrial de automóviles o aviones, entre otras cosas, pero lo elevado de su precio, de hasta 100.000 dólares, ha hecho que sólo estén al alcance de los grandes negocios. Esto pronto podría cambiar, ya que varias empresas de Estados Unidos planean lanzar este año modelos sustancialmente más baratos. Al igual que ocurrió con la impresora láser, al principio un lujo de varios miles de dólares y hoy un bien al alcance de numerosos sectores de la población, todo indica que las impresoras en 3-D dejarán de ser una rareza, e incluso será posible bajarse de la red los planes de los objetos en cuestión. Después se pulsará el botón de imprimir, y tras esperar unas horas a que se “cueza” el producto, “voilá” la tapa para cubrir el objetivo de la cámara. Se trata de aparatos que fabrican objetos a partir de pequeñas cantidades de materiales como silicona, de la misma manera que las impresoras tradicionales crean imágenes a partir de puntitos de tinta. Estas impresoras ya se pueden encontrar por unos 15.000 dólares y en los próximos dos años los precios bajarán notablemente, lo que los colocará al alcance de las pequeñas oficinas o copiadoras, decoradores de interior o coleccionistas. El siguiente paso es el hogar Empresas como Desktop Factory (www.desktopfactory.com) planean lanzar la primera impresora en tres dimensiones que se venderá por cerca de 5.000 dólares este año. “Nuestro objetivo es que la impresión en 3D sea tan común en las oficinas, fábricas, escuelas y casas como son hoy las impresoras láser”, señala en su web la compañía. 3D Systems (www.3dsystems.com) lanzará su propio modelo dentro de unos meses por unos 9.000 dólares, aunque el presidente ejecutivo de la empresa, Abe Reichental, señaló al “The New York Times” que planean lanzar un sistema por menos de 2.000 dólares de aquí a tres o cinco años. La iniciativa, llamada Fab@Home, facilita información gratis a quien quiera lanzarse a crear el producto (www.fabathome.org), que consiste en una máquina que utiliza una jeringuilla que puede rellenarse con cualquier sustancia, desde silicona hasta yeso o incluso chocolate para dar forma al objeto deseado. Koba Industries, entre otras compañías, ya vende un paquete con todo el material necesario para montar la impresora por 3.100 dólares (www.kobask8.com), y los numerosos foros en la web dedicados a discutir detalles sobre el producto dan fe del gran interés que despierta lo que hasta hace poco podría considerarse casi como de ciencia ficción.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala