Actualizado hace: 17 minutos
Sociedad
Que ellos no sean ‘la piedra en tu zapato’

Al iniciar una relación sentimental hay varias etapas que deben pasarse, una de ellas es la presentación a la familia del otro.

Martes 30 Junio 2015 | 04:00

 Cuando se toma la decisión de compartir la vida junto a una persona, la mayor ilusión es que la relación de pareja se viva en armonía, pero hay momentos en que la presencia de terceros afecta el rumbo de la relación. Estas terceras personas no son necesariamente alguien con quien se haya sido infiel, la familia puede convertirse en una ‘piedra en el camino’.

Pesadilla. Esto fue lo que le ocurrió a ‘Myrian’. Ella comenta que cuando conoció a su pareja se enamoró a primera vista y al tener seis meses como novios él la presentó a sus padres. “La primera vez que fui a su casa me esmeré en dar una buena imagen, pero eso no me sirvió de mucho. Mis suegros y cuñados profesan otra religión y ese fue el primer inconveniente que tuvimos, ellos criticaron mi forma de vestir desde el primer día”, comenta.

Pero ese fue solo el principio de lo que ‘Myrian’ califica como “pesadilla”. “Cuando decidimos casarnos, al cumplir dos años de novios, ellos empezaron a opinar sobre dónde y cómo debía ser la ceremonia. Para evitar problemas no nos casamos por la iglesia”, añade. 
Sin embargo y pese a vivir en una casa independiente, la visita de su familia política fue una “tortura”. 
“Día a día me daba cuenta de que no me querían y no entendía por qué. Mi suegra opinaba sobre mi comida y el orden de las cosas en mi hogar, eso realmente me molestaba”, señala.
Hoy, tras 3 años de matrimonio, la relación con la familia de su esposo ha mejorado, esto tras el nacimiento de su primer hijo y una dura enfermedad que sufrió su suegro. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala