Actualizado hace: 5 minutos
Jacinto García Delgado
¿Quiénes son los adultos?

A sí de sencillo… Los adultos son las canas de la sociedad humana. En ellos está la experiencia, la responsabilidad y la honestidad.

Sábado 27 Junio 2015 | 04:00

Pero lo que también sabemos a ciencia cierta es que en su juventud vivieron días de respeto y dignidad. 
En verdad, si ahora caminan más lento, son seres humanos que merecen respeto y consideración. Entonces, ¿por qué existen sujetos que sin ninguna preocupación se burlan de ellos? 
Sin saber sabiendo que también llegarán al último período de la vida: la ancianidad. 
También la pregunta tiene un solo objetivo, reconocer que se vive para el bien no para el mal, más aún si tienen el apoyo moral necesario para cultivarse, formarse y ser útil más tarde a si mismo.
Es muy difícil clasificar al joven, pero es la edad de estudiar la mejor forma de prepararse para servir, sabiendo que quien cultiva conocimientos, cosecha; por ello debe ponerse al servicio de su pueblo con el testimonio de estar bien preparado para ayudar a los demás y a las grandes conquistas.
El estudio es y debe ser para la juventud todo lo que el tiempo y el espacio le presentan para aprender, para conformar ese futuro. 
Y es que el trabajo prueba que tiene un ser para manifestar lo que aprendió en sus años de formación.
La historia de la humanidad está escrita por los hombres y las mujeres del ayer, ricos en sabiduría. 
A este panorama se añade que fueron seres humanos de éxitos y fracasos. No pueden ser  olvidados los que desde el primer día de su etapa juvenil brindaron todo ese ambiente favorable para cristalizar esa generosa amistad. 
Tampoco al de la tercera edad que no solo difunde gratitud, sino que pone por obra sus días venturosos de existencias. 
Inolvidables son los ancianos que en su conducta pasada hay un proceder noble y generoso. 
Los jóvenes podrán serlo, si son superiores, a cualquier otro que el orgullo humano pudiera ofrecer; y sin que este mejoramiento representase un gran reglón económico.
A las duras lecciones de sacrificios que muchos de ellos brindaron en tiempo ya ido, cuando vayan al encuentro del creador, la paz será eterna, porque grandes serán sus recompensas allí donde mora el eterno Hijo de Dios, Jesucristo.
Reflexionando: Los ejemplos de los adultos en provecho de todos, deben ser reconocidos sin ser olvidados.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala