Actualizado hace: 6 horas 30 minutos
Childerico Cevallos Caicedo
El color del caballo de Simón Bolívar

¿De qué color es el caballo blanco de Simón Bolívar?

Domingo 21 Junio 2015 | 04:00

Este viejo decir, con tinte irónico, los políticos contrarios al gobierno actual dirían que es muy adecuado para señalar el destino que tendrán los proyectos que el Ejecutivo envíe para aprobación de la Asamblea Nacional.
Y muy especialmente los dos últimos que han causado conmoción, movimientos masivos callejeros incluidos. Me refiero a los de la Ley de Redistribución de las Riquezas -conocida como la Ley de la Herencia- y la Ley a la Plusvalía, retirados temporalmente por el Ejecutivo.
Oficialmente se alude que el contenido de las leyes es beneficioso para el país,  porque obliga a quienes más tienen a cancelar lo justo y que no evadan esta responsabilidad; y que es el motivo por el que los revoltosos tergiversan las cosas para seguir sin pagar.
Por su parte, desde la acera contraria, la chirez del gobierno es lo que lo obliga desesperadamente a buscar dinero como sea, cargándole a la población nuevos impuestos que afectan a todos, no solo a los supuestos evasores pelucones.
Mas, los tiempos están cambiando y los discursos se están desgastando. Los mensajes, de repetidos, pierden efecto; y la visión vuelve a recobrar nitidez.
Al parecer el régimen está empezando a percibir que gobernar es dialogar, principio básico de una buena administración popular.
Porque hasta ahora el método oficial ampliamente preferido es la imposición. Y para ello arbitrariamente usa los medios incautados, tratando de manipular la opinión pública mediante las cadenas nacionales que incluye, irrespetuosamente y cuando quiere, interrumpir los programas regulares de los medios de comunicación privados.
El objetivo es convencer a la ciudadanía de los aciertos oficiales y del malévolo empeño de la oposición a desestabilizar al gobierno.
Y para ello utiliza a los asambleístas oficialistas y a sus agregados, a quienes, con el cartelón de socialización o de información, los distribuye por el territorio nacional a vocear lo bueno de las medidas.
Así hemos apreciado a varios de nuestros representantes haciendo de agentes propagandísticos del gobierno, comprensible en cierta forma por el estatus que han escogido, pero cuestionado por quienes quisieran verlos productivos, con dignidad, en la consecución de los grandes intereses de sus provincias; leales y eficientes, pues grandes obras programadas para estas solo han quedado en promesas.
Es por esto que, dada la dictadura de la mayoría, lo que sucederá con los proyectos de ley que envíe el Ejecutivo a la Asamblea, ya lo saben todos. Como cuál es el color del caballo blanco de Simón Bolívar.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala