Actualizado hace: 6 minutos
Enrique Delgado
Reforestar: beneficios y oportunidades

Sábado 20 Junio 2015 | 05:00

Cuando se realizó un ciclo de reforestación masiva en el país, con lo que se trataba, inclusive, de obtener un récord mundial, aplaudimos el empeño, sobre todo por la concientización de niños y jóvenes de que tienen que ser aliados de la naturaleza. Es indudable que el país ha perdido un alto porcentaje de sus bosques con negativa reacción ambiental, que para Manabí, que no recibe ningún río de deshielos de los Andes, es más grave la falta de lluvias, que en la zona sur de Manabí tiene efectos calamitosos. 

Altas temperaturas y soles inclementes señalan récords de un calentamiento perjudicial sobre la producción agrícola y salud humana. Al visitar una zona entre la parroquia Canuto y el cantón Bolívar, en fundos rurales donde se ha sembrado muchas hectáreas de árboles maderables de varias especies, se nota un gran cambio agradable y fresco en el ambiente de la comarca, a la vez que los dueños antiguos y los propietarios más jóvenes comienzan a obtener halagadoras entradas económicas en medio de la crisis generalizada que tiene el sector agropecuario por varias razones que en otras ocasiones hemos tratado, principalmente el llamado impuesto a la tierra. 
Volviendo a la reforestación, ellos explican que sus cultivos son en varios años atrás, pues el problema no es sembrar los árboles sino lograr que crezcan hasta convertirse en bosques, lo que implica cuidados especiales. Para el efecto señalan tiene que existir un verdadero plan crediticio estatal, de largos plazos, que puede ser por medio del Banco Nacional de Fomento, bien supervisado, pues los bosques ofrecen beneficios a plazos largos, unos más de 20 años, pero los beneficiarios de hoy prueban que en la espera valió la pena. 
Antes existieron maderas finas, hoy extintas, como el guayacán, bálsamo, caoba, entre otras; pero, así mismo, otras variedades como la teca, melisa, pachaco, balsa y caña guadua, tienen hoy una demanda creciente y de buenos réditos. Si se logra sembrar ordenadamente, planificando los ciclos de cosecha  que aportarán adecuadas rentas al productor, pues países como China e India, donde mora una gran parte de la humanidad, tienen un mercado inconmensurable, seguro. Igual el piñón y la pitahaya, que son dos especies vegetales cuyo fruto, en menos tiempo de cosecha, tiene una demanda mundial. El sector agropecuario espera que proyectos como estos consten en la agenda del cambio de la Matriz Productiva, que le permita seguir siendo parte integral de la economía cuando el comercio petrolero no ofrece un futuro de buenos réditos económicos. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala