Actualizado hace: 1 hora 59 minutos
Juventud
Alcohol, embarazos y drogas en las “caídas”

“Es un dolor muy grande que no puedo describir. Creo que no fallé como madre, pero no podemos estar en todos lados”.

Sábado 20 Junio 2015 | 11:00

Son las palabras de impotencia de Eduarda (nombre protegido), ante lo inevitable. Sus ojos se enrojecen y hace esfuerzos por no llorar. La tercera de sus cuatro hijas, de 15 años de edad, está embarazada. 

“La juventud no reacciona, no sabe lo que hace, no toma conciencia de sus actos”, dice esta madre que ha tenido que trabajar jornadas extras en dos ciudades para sacar adelante a sus cuatro hijas tras su divorcio.
Recuerda que en una ocasión sus hijas fueron a una fiesta clandestina que ella pensó era una reunión de amigas. “Volvieron pronto y me dijeron que se retiraron porque había drogas, cigarrillos y alcohol”.
Descubrió más mentiras cuando la llamaron del colegio para decirle que su hija no asistía a clases. Pero el paso ya estaba dado con un hombre cinco años mayor que la adolescente.
“A veces pienso que el tiempo no es cantidad sino calidad, pero creo que debí estar más pendientes; no les expliqué los peligros”, señala. 
OPERATIVOS. Las fiestas clandestinas o “caídas”, como las llama la Dirección Nacional de Policía Especializada en Niñas, Niños y Adolescentes (Dinapen), se han convertido en un problema para uniformados y padres de familia. 
Antes se convocaban a través de las redes sociales, pero ahora, para despistar, usan el WhatsApp, al cual sólo tienen acceso ellos, entonces es más difícil conocer con anticipación, dijo Wilson Ávila, de la Dinapen.
De enero a mayo de este año en Manabí se han realizado seis operativos de este tipo, cinco en casas particulares, que llevaron a la recuperación de 79 adolescentes, y un detenido. En el 2014 hubo 14 operativos y un detenido.
La semana anterior en Chone encontraron que se consumía marihuana en una fiesta clandestina. No hay detenidos, pero el caso está en investigación, informó el comandante de la Zona IV de la Policía, Esvar Jiménez. 
Ávila dijo que cuando hay consumo de drogas y alcohol se detiene al organizador y al propietario del inmueble. Los menores son recuperados para evitar que se vulnere sus derechos, y llaman a sus padres. 
APOYO. Gabriela Viteri, psicóloga educativa de la unidad Educativa María de la Merced, recomienda a los padres acercarse a sus hijos y no juzgarlos sino aconsejarlos. También deben conocer a sus amigos, saber dónde y con quién andan. “En las fiestas clandestinas encuentran alcohol, drogas, embarazos”, comentó. 
El psicólogo clínico Pedro Saldarriaga añade que en estas fiestas “hay grupos de chicos que están siendo víctimas de otro grupo que los está cazando”. El primer objetivo es el negocio; “10 pueden captar a 200 clientes para el tráfico de drogas o la prostitución”. 
Sugiere a los padres mantener una cercanía socioafectiva que les permita tener buenos niveles de comunicación con los hijos. “Así se genera confianza y eso genera autoconfianza”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala