Actualizado hace: 11 minutos
Cañar
Ingapirca, una unión de culturas

Conocer Ingapirca es encontrarse con el pasado. Es la tierra en la que se asentaron grandes sociedades andinas de las que descienden los pobladores de la mayoría del territorio austral.

Miércoles 17 Junio 2015 | 04:00

 
El Complejo Arqueológico Ingapirca está ubicado a 80 kilómetros al noroeste de Cuenca y constituye el más grande complejo de ruinas de dos culturas andinas que tuvieron influencia en el país: los Cañaris y los Incas.
Manuel Flores Ojeda, guía bilingüe de la comunidad, explica la importancia del centro ceremonial para ambas culturas y los vestigios que conforman las ruinas. “Mientras para los Cañaris fue un asentamiento religioso, para los Incas tuvo gran importancia política, administrativa y religiosa. La gente del más alto rango llegó a habitar allí”, dice Flores Ojeda. 
Recorrer las ruinas insume 60 minutos. Se pueden explorar junto con los guías doce sitios que muestran cómo era la vida y las creencias.
 
 EL RECORRIDO. Luego de que el guía ilustra a los visitantes sobre qué son las ruinas de Ingapirca, el recorrido inicia en la Pilaloma, un sitio donde se pilaban los granos en los tiempos de haciendas. El nombre se lo dieron los arqueólogos que exploraron el lugar debido a la actividad que realizaban que era pilar y su ubicación que estaba en un loma, de allí su nombre: pilaloma. 
Este sitio, según explica Flores Ojeda, comprende seis habitaciones rodeadas por un patio central donde hay una gran roca en la cual se encontró una tumba colectiva cañari de 11 restos humanos. Al frente hay dos habitaciones más que serían para dos jefes de alto rango, tienen un espacio semielíptico que forma una media luna y correspondía al centro ceremonial de adoración a este astro, que para la cultura Cañari fue una diosa de gran importancia e influencia en la fertilidad de las mujeres y el trabajo de campo.
Este es solo el inicio, pues en el lugar también hay vestigios arquitectónicos de los baños ceremoniales, terrazas y la gran cancha, donde se levantaron siete habitaciones que fueron viviendas de artesanos incas que elaboraron sus mejores textiles hechos de lana de alpaca, vicuña y llamas. El guía indicó que en el lugar los arqueólogos encontraron grandes telares y artefactos hechos en cerámicas que sirvieron de vajilla.  Algunas piezas son de piedra y se exhiben en el museo de sitio del complejo, que actualmente está cerrado y en el museo Centro Cultural de Cuenca, antes Banco Central, que ayudó al rescate y preservación de las ruinas.
Las terrazas del complejo son parte de la arquitectura de los Incas, que poco a poco fueron imponiendo su religión y forma de vida. 
Flores Ojeda manifiesta de forma general que el complejo es una fusión de las culturas, sobre todo en las construcciones. Señala que al principio se dio una alianza entre los jefes incas y cañaris, pues el pueblo nunca estuvo de acuerdo con el sometimiento de los mandatarios, por eso el pueblo cañari se unió a los españoles, lo que facilitó la conquista y generó el mestizaje. 
 
 EL TEMPLO  MAYOR.
El punto final del recorrido es el Templo del Sol, una gran construcción inca única en el mundo, que fue levantada sobre una gran piedra llamada Pacarina que significó un templo ceremonial cañari. Esta fusión le da al templo una constitución diferente en forma y ubicación en relación a los que hay en el Cuzco, Perú. En la parte baja de este templo hay un gran espacio donde realizaron las grandes fiestas andinas de agradecimiento al Sol y la Luna. 
Cada vez que se llega a este punto, Flores Ojeda explica que hay una pregunta de visitantes y estudiantes que nunca falta. ¿Por qué los Incas construyeron allí? Él responde con orgullo: “Nuestros Cañaris fueron grandes y nobles guerreros estratégicos, que desde las montañas podían observar los territorios para que nadie los invada, por eso los Incas siguieron la tradición. Desde allí, ellos se sentían estar más cerca de sus astros, sus dioses”, finaliza el guía.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala