Actualizado hace: 45 minutos
Edison Cevallos Moreira
Oportunas evaluaciones

Domingo 14 Junio 2015 | 04:00

Las cifras establecidas del dos por ciento a las personas con

incidencia en el pago del nuevo impuesto concebido aplicable para las
herencias, que es el que exhibe el Ejecutivo en la socialización de
este nuevo gravamen al impuesto a las herencias, que tanta
discrepancia está causando en la sociedad ecuatoriana, pudiendo ser
fríamente real, en la práctica desestima factores que se involucran en
este entorno del tributo a crearse.
En esta determinación de cifras se pudiera omitir factores que también
son parte de esta incidencia en el impuesto a las herencias, que
tienen su origen en gran medida en la crisis bancaria que afectó no
solo el bolsillo de miles de ecuatorianos, sino la credibilidad del
sistema financiero ecuatoriano autor del atraco con las entidades del
sistema y los poderes del Estado como sus ejecutores.
Así, no se puede desligar de esta ocurrencia a la gran masa de
ecuatorianos que evitando en lo posible recurrir a la banca para sus
depósitos de todos los ahorros frutos de su trabajo, invirtió en gran
medida en el sistema inmobiliario que ha tenido en gran porcentaje su
ascenso en estas dos últimas décadas, principalmente con el aporte del
sector privado,
Es muy real ver a empresarios que sin ser ricos, o ricos que sin ser empresarios,
incrementaron su patrimonio con bienes adquiridos a cifras que
sobrepasan en gran dimensión a la establecida como escala básica para
la determinación del impuesto a la herencia y que sin duda son
protagonistas del desagrado o descontento que la inminente
promulgación de esta ley les va a causar.
Inclusive el propio crecimiento de sectores turísticos vinculados unos
al sector agrícola, tanto en la sierra como en la costa; y otros en
mayor escala, en sectores cercanos a las playas, donde este mismo
grupo inmobiliario ha gestado su gran crecimiento, se ha nutrido con
el inmenso aporte de este grupo de empresarios y de inmigrantes, estos
que auguran cumplir el adagio de que todos vuelven al lugar donde
nacieron. De ahí que fácil es deducir que la gran masa de personas o empresas
que se verán afectadas por la creación de ese impuesto, grupos
empresariales o familiares con patrimonios que fácilmente superan las
estimadas por el organismo fiscal, y es aquella que al inicio al
anuncio de la vigencia del nuevo impuesto, de manera espontánea, sin
injerencia política de ninguna naturaleza, no ocultó su desagrado por
la nueva imposición.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala