Actualizado hace: 49 minutos
Enrique Delgado Coppiano
Antorchas por la manga del cura

Conversando con un destacado manabita sobre la actitud creciente de esperanzas en nuestra provincia al celebrar el Mes del Manabitismo y la gran cruzada en la defensa de nuestros derechos sobre La Manga del Cura, surge la inquietud de que esta inspiradora actitud no puede decaer hasta el día de la jornada electoral.

Sábado 13 Junio 2015 | 04:00

Es decir, hasta que se reconozca nuestra legitimidad jurisdiccional  sobre esta ubérrima zona poblada, justamente, por mujeres y varones que ostentan orgullosamente los apellidos de sus ancestros manabas, respaldando, a su vez, a la comisión que nos representa en el laudo electoral impuesto.
Incluso ir más adelante con ella en una labor de permanente gestión y reclamo para que se cumplan todos los proyectos y obras que durante años nos han ofrecido y solo quedaron en primeras piedras y promesas. 
Sería que el GAD Provincial programe una marcha de antorchas en todas las ciudades de Manabí, desfiles llenos de alegría en que se porten banderas de la provincia, pancartas y cánticos montubios,  apoyando todas las gestiones ya cumplidas por la comisión que nos representa, que además debe ser permanente en pro de nuestros derechos provinciales demandando la realización de los anhelos que antes hemos planteado y no se han cumplido.
La luz de estas antorchas serán un símbolo incuestionable cuyo resplandor anuncia a nuestros pueblos y al Ecuador entero que Manabí está vigilante por una jornada cívica de redención que deberá durar hasta el bicentenario de la creación de la provincia de Portoviejo, en la era de la Gran Colombia,  2 de Agosto de 1822, ratificada en La Primera Ley de División Territorial  de la misma, del 25 de Junio de 1824, que le otorga personería jurídica con la denominación de Manabí, integrada por 3 cantones, Portoviejo, Montecristi y Jipijapa, siendo capital Portoviejo. 
Nadie puede dejar de asistir a estas marchas pacíficas, espontáneas y enérgicas que persistan llenas de fervor en los días inmediatos hasta las elecciones citadas, respaldando confiados en la Comisión de La Manga del Cura. 
Las antorchas y su luz representan el pasado heróico manabita subliminalmente encarnado en Eloy Alfaro Delgado y su transformación política social y a su vez nuestra decisión actual de un presente esforzado y activo de unión que nos lleve a un futuro prometedor despertando la conciencia  popular que debemos gestar grandes ideas, proyectos y liderazgos en la futura conducción provincial y nacional. 
No habrá obstáculos ni excusas de  nuestra parte para renovar los impulsos.  
Al igual de quienes tengan que cumplir la decisión de que sean realidad  los planteamientos cívicos y de progreso que salgan  de esta enaltecedora campaña por el gran Manabí del futuro.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala