Actualizado hace: 2 horas 53 minutos
Psicología
Afectividad, clave en formación infantil

Si se busca que un niño se comporte bien y sea además feliz, la afectividad que se le demuestre en la etapa de formación juega un rol fundamental, dicen profesionales consultados.

Martes 02 Diciembre 2014 | 04:00

Según Kelvin Ortiz, psicólogo clínico, el diálogo con el hijo debe comenzar desde la etapa de gestación: “Ayuda a que el niño nazca con mayor afectividad”, asegura.
DIÁLOGO. Especialistas en materia de salud afirman que a partir de las 18 semanas de embarazo el bebé podrá escuchar ruidos exteriores, puesto que en este período sus oídos ya están desarrollados.
Ortiz precisa que a un niño se le debe dar tiempo de calidad, y establecer normas y reglas. 
Añade que es importante que los padres se conviertan en un ejemplo de vida para ellos. “Ellos aprenden todo de sus padres y también del entorno que les rodea”, dice el psicólogo.
VIVENCIAS. Fabián M. es padre de una menor de 17 años. Él cuenta que debió superar el estigma social de los jóvenes actuales, esto para lograr que su hija sea una persona proactiva. 
Fabián considera que es fundamental vivir en un ambiente de armonía en el hogar, sin obligar a los hijos a realizar actividades que gusten a los padres y no a ellos. 
“Educar con amor y dar un buen ejemplo”, es la frase que refleja en su entorno, dice.
Agrega que el mejor legado que un padre puede dejar será el de la educación, medio por el que los hijos alcanzarán sus éxitos y mayores satisfacciones, dice.
EDUCACIÓN. Por su parte Héctor Ibarra, docente de la unidad educativa Manabí Tecnológico, indica que el desempeño académico de un estudiante depende del entorno armónico que lo rodea. En la actualidad hay un gran número de hogares disfuncionales en nuestro medio, según Ibarra, “esto incide en que algunos estudiantes no tengan un buen rendimiento en sus estudios”, dice. 
Ibarra agrega que es necesario el monitoreo de las actividades académicas de los hijos.
Aconseja que los menores sean escuchados y reciban una buena atención. “Los padres deben mostrar su afectividad y hacer sentir amados a sus hijos”, expresa.
Según los psicólogos, el  buen comportamiento de un niño no es que pase quieto en un lugar, sino que se manifiesta con una relación sociable con los demás, explica.
ACTIVIDADES. Además, Ibarra considera como imprescindible para establecer un buen entorno familiar el juego lúdico entre padre e hijo al menos durante dos horas al día. Precisa también que los programas de televisión inciden en el proceso de formación. “Se recomienda que vean programas educativos una hora al día”, indica.
Claves. Cariño, apoyo incondicional, solidez familiar, buena comunicación, son esenciales para lograr el buen comportamiento y a la vez felicidad del niño, dice Teresita Quiroz, psicóloga educativa.
Ella señala también que se debe corregir y orientar al niño con amor y afecto, delegando responsabilidades  para que lleguen a cumplirse. “Esta es una manera de formar a un niño con mejor educación y salud, aplicando normas de buen vivir”, expresa. 
Aconseja tratar al niño con palabras de incentivo y autoestima como: “eres inteligente”, “sí puedes”, “eres importante” o “vales mucho”, señala esta psicóloga. 
La afectividad y el amor, en unión con el cumplimiento de sus responsabilidades y la diversión, permitirán llegar a un  buen comportamiento y a que el niño se sienta contento, dice Quiroz.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala