Actualizado hace: 47 minutos
Arturo Loor Cedeño
El derecho a la vida de los manabitas

Manabitas, es de trascendental importancia referirme a este derecho ecuménico que se encuentra establecido en nuestra Constitución. Si, el principal bien jurídico que garantiza y protege un Estado es el derecho a la vida; el derecho, no es otra cosa que el reconocimiento que existe en ese vínculo o relación entre el Estado y el ciudadano, entiéndase persona-ser humano que nace precisamente de ese primer instrumento público que obtiene toda persona, que se llama partida de nacimiento, conferido por el Registro Civil, obra de Alfaro desde 1901.

Lunes 01 Diciembre 2014 | 04:00

 Este derecho, este vínculo del Estado con el ciudadano es el que, precisamente, nos toca defender y exigir que se cumpla inexorablemente al Señor Presidente de la República Ec. Rafael Correa, por así encontrarse establecido en la Resolución de la Asamblea Constituyente de 1967, de la cual formó parte el Asambleísta Constituyente Dr. Ignacio Hidalgo Villavicencio, quien presidió la Comisión que determinó los límites de la creación del cantón El Carmen, dentro de la cual quedó incorporada la franja de terreno conocida como la Manga del Cura como territorio dentro de nuestra jurisdicción manabita. 

Es decir, la supremacía de la Constitución de la República del Ecuador es una cuestión de orden público, porque interesa a la sociedad como tal más que a los individuos en particular, e incluso importa a la seguridad y supervivencia del Estado. O es que tal vez se quiera promover la secesión del Estado ecuatoriano, al discriminarnos el derecho al uso y usufructo del agua y por ende de nuestras vidas. O se nos quiere exterminar.
Manabitas, basta de tantas tropelías e imposiciones dentro de las jurisdicciones territoriales manabitas, vamos todos a la gran cruzada cívica de poner e implantar los hitos de demarcación de nuestros limites, estoicamente, con firmeza, sin temor ni arredrarnos ante nadie ni ante nada. Es nuestro derecho a  la vida, porque aquí nace la principal fuente hídrica más importante para  nuestra región: el río Peripa, principal afluente del río Daule, para formar esa gran represa del Daule-Peripa, caso contrario tendremos que pagar por el agua que se trasvase a la represa de la Esperanza y de esta a la represa de Poza Honda, con la agravante de imponernos y condicionarnos el derecho al agua. Ya hace mucho tiempo hemos damnificado a los guayacos, como es el caso del peaje de Nobol-La Cadena, que tenemos que pagar los manabitas por ingresar a circular en nuestra jurisdicción territorial, sin recibir ningún beneficio, porque ese dinero va al Guayas. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala