Actualizado hace: 15 minutos
Amigos de las personas y de la ciudad
Amigos de las personas y de la ciudad
Por: Guido Álava Párraga

Viernes 21 Noviembre 2014 | 04:00

Hacer o no hacer lo que es perjudicial para uno y para los demás es la elección que todos los seres humanos a diario decidimos, elegir lo malo es la tragedia.

Equivocado está todo ser humano cuando, usando su libre albedrío, considera que dar rienda suelta a sus placeres es normal; lo es más cuando ignora que toda acción errada de los hombres trae consecuencias, pero más errado está el hombre que debiendo y pudiendo hacer lo bueno no lo hace. Estos hombres son los inconsistentes, cobardes y negativos para toda sociedad. 

Aristóteles decía  que la amistad ciudadana es necesaria para la felicidad de la polis (la ciudad). Es necesario que los ciudadanos sean amigos los unos de los otros. Y aquí hace su aparición la virtud o las virtudes de los ciudadanos como la condición necesaria para que se suscite, crezca y perdure la amistad entre los ciudadanos que los hace seres felices, lo cual es posible en esta vida. 
Continúa diciendo en Ética a Nicómaco, (libro 2 capitulo 3)” El hombre que se abstiene de los placeres del cuerpo y hasta se complace en esta reserva misma, es templado; y el que no soporta esta situación es intemperante. 
El hombre que arrostra los peligros y en ello tiene un placer, o que por lo menos no lo turban, es un hombre valiente; el que se turba, es un cobarde. Y es que la virtud moral se relaciona con los dolores y con los placeres, puesto que la persecución del placer es la que nos arrastra al mal, y el temor del dolor es el que nos impide hacer el bien”, de los que se turban y se dejan arrastrar por los placeres están llenas nuestras sociedades en crisis.
El maestro Jesús enfatizo sobre la conducta del hombre bueno y el malo,  “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca buenas cosas, su intelecto es puro, tiene pensamientos buenos”, Fil. 4:8, entiende la voluntad de Dios, Efes. 5:1, tiene emociones puras Ama a Dios y a los hermanos.
El hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca malas cosas, Mateo 15:19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, esto es lo que contamina el entorno social. El entendimiento del hombre malo está entenebrecido, sus emociones no están en armonía con la voluntad de Dios y aman al mundo y todo lo que hay en él, más que a Dios.
A la luz de estas reflexiones podemos concluir que un propósito noble y una buena decisión diaria de todo ser humano es vivir en buena amistad con Dios, sus semejantes y la sociedad.” El hombre es tanto más hijo de Dios cuanto más hermano se hace de los hombres, y es menos hijo de Dios cuanto menos hermano se siente del prójimo.” Óscar Romer.
Nos ayudaría mucho que en Portoviejo y la provincia cada persona sea más amiga del prójimo y de la ciudad.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: