Actualizado hace: 3 minutos
Freddy Solórzano
El hijo gay

Sus padres y él están solos en casa y decide que es el momento de hablar. No entra en detalles, como que a los cinco años le gustó un niño de la escuela, que se ha enamorado perdidamente de un hombre, que nunca ha hecho el amor con una mujer porque no le excita, no, de esos pormenores no habla.

Viernes 21 Noviembre 2014 | 04:00

 Les dice lo que tienen que saber, que es gay. Que sabe que los decepciona y lo siente, pero no quiere seguir con una vida de apariencia, porque es infeliz.

Los padres se quedan sin palabras. Esa noche los escucha llorar en su cuarto, él también llora en el suyo.
Sus padres al día siguiente parecen zombies deambulando por la casa. Su madre no come, su padre es puro silencio. Él se reprocha haberles dicho la verdad, porque teme por la salud de ambos.  Ellos pasan de los 70, él tiene 28 y para ellos siempre fue el hijo consentido, con gestos afeminados porque era aniñado.
El padre habla con él. Le dice que haga un esfuerzo por cambiar, porque ser gay lo hará infeliz: los hombres lo buscarán por dinero y la gente lo mirará con desprecio. El que calla esta vez es él. No tiene nada que decir, la decisión está tomada.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala