Actualizado hace: 1 hora 31 minutos
España
La duquesa de Alba falleció en su palacio de Sevilla

La aristócrata Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, duquesa de Alba, murió ayer a los 88 años en el Palacio de las Dueñas, su residencia en Sevilla, rodeada de su actual marido Alfonso Díez y sus seis hijos.

Viernes 21 Noviembre 2014 | 04:00

El funeral será oficiado por Carlos Amigo, arzobispo emérito de Sevilla. El cuerpo será incinerado. La duquesa no será enterrada en el panteón familiar de Loeches, a las afueras de Madrid. Los restos de Cayetana de Alba reposarán en la capilla de la popular hermandad católica de los Gitanos de Sevilla “Nuestro Padre Jesús de la Salud”. El epitafio fue elegido por ella misma para su tumba, dice: “Aquí yace Cayetana, que vivió como sintió”. 
“Mi pésame por el fallecimiento de la duquesa de Alba”, escribió el presidente Mariano Rajoy en Twitter. “Le debemos el cuidado de un patrimonio artístico esencial para comprender la historia”. La duquesa era la persona que más títulos nobiliarios atesoraba en el mundo, según el libro Guinness de los Récords. 
Se rebeló. La duquesa tenía parentesco con famosos miembros de la realeza europea. Cayetana de Alba tiene entre sus antepasados a la reina María Estuardo de Escocia y parientes de renombre como Winston Churchill. Compartió juegos siendo apenas una niña con la reina Isabel de Inglaterra (las dos nacieron con apenas un mes de diferencia en 1926) durante su infancia en Gran Bretaña, donde su padre trabajaba como embajador de España.
Cuando era joven se rebeló contra la tradición de su apellido y transgredió en seguida con la imagen de sobriedad que siempre había acompañado a la familia. El gusto por la ropa de color, casi de estilo hippie incluso en los últimos años de vida, y sus continuos viajes y salidas nocturnas captaron la atención de la prensa de la farándula.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala