Actualizado hace: 7 horas 32 minutos
Sexo y Fùtbol

El fútbol es la máxima pasión de hombres amantes y practicantes de este deporte, ellos por lo general piensan más en sexo que en fútbol. Investigaciones señalan que este tipo de personas, cada 52 segundos viven pensando en sexo, mientras que cada 60 segundos en fútbol, y cuando al equipo de sus colores le marcan un gol, se activa la misma parte del cerebro que cuando ocurre la excitación sexual; pero cuando su equipo mete un gol a su rival, es como sentir el placer de un orgasmo o satisfacción sexual.

Viernes 06 Junio 2014 | 04:00

Según Carlos “El pibe” Valderrama, relaciones sexuales antes o después de un partido relajan física y emocionalmente en la etapa competitiva, en especial sexo después de los partidos, que coadyuva con otros factores a lograr una relajación más rápida, fundamental en un futbolista que se encuentra en torneos como la copa del mundo, siempre y cuando no haya exageración (infinidad de posturas), que se lo realice con la misma pareja (esposa, amante) y solo sea un acto sexual, y no adoptando posturas propias de los gimnastas o acróbatas de un circo, ya que eso, debería ser para otras instancias.
Fisiológicamente, realizar una actividad sexual normal antes de un partido genera un gasto en kilocalorías, similar al subir una escalera de 20 escalones; es decir, ocurre una leve disminución de energía que no afecta para nada las propiedades musculares, en especial del tono muscular y por ende no repercute en el rendimiento deportivo. El problema radica cuando la actividad  sexual es con una mujer recién conocida, lo que “obliga” a este “macho futbolista” adoptar más de una postura sexual y tener más de un acto sexual en una misma jornada de sexo.
Eso es lo que hay que evitar; es decir, hay más  beneficios que perjuicios al rendimiento deportivo.
Es importante que la relación sexual antes de un partido sea entre 10 a 15 horas, para que en este periodo se regule o vuelvan a la normalidad sustancias y hormonas que se liberaron durante la excitación y el orgasmo sexual. Si no se respeta ese mínimo de horas, se podría presentar algún inconveniente moderado o leve (siempre que el futbolista este al 100%), aunque esto no podría presentarse en la mayoría de futbolistas, ya que, recordando el principio de la individualidad biológica del entrenamiento deportivo, no todos responden fisiológicamente igual. Cada deportista es diferente de otro; es decir, las respuestas funcionales son distintas, aunque se les aplique el mismo método de entrenamiento o que realicen actividad sexual antes de un partido. Esto es lo que se denomina medios estresantes,  que podrían favorecer o perjudicar a determinado futbolista en su rendimiento.
La abstinencia sexual durante largos periodos (concentraciones en hoteles, sedes deportivas, otras) está comprobada que es muy perjudicial, ya que el hombre deportivo piensa cada 52 segundos en sexo y cada 60 segundos en fútbol.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: