Actualizado hace: 3 minutos
Reforma y no enmienda
Reforma y no enmienda
Por: Alfonso Delgado
adelgado@hotmail.com

Miércoles 04 Junio 2014 | 04:00

En nuestro comentario del miércoles 5 de mayo, es decir, de hace casi 3 meses, tratamos sobre un tema que ha despertado la atención general en la política ecuatoriana: La reelección del Presidente de la República.

Dijimos entonces que estábamos de acuerdo con la reelección, pero siempre y cuando esta no sea inmediata por las razones ampliamente deducibles y conocidas por todos, como lo es la intervención y la manipulación oficial que llevarían a perennizar un poder absoluto y  omnímodo, señales estas totalmente antidemocráticas por más que se las quiera disfrazar con un proceso electoral preconcebido.
Las constituciones vigentes antes de la actual han legislado sobre la reelección presidencial y siempre se ha establecido que esta podría ser pasando por los menos un periodo.  Nunca inmediata.  Precisamente para evitar esas mañoserías electoreras y abusivas del poder del mando.
Y esa alternancia democrática parecería que es a lo que se le tiene miedo.  ¿Por qué será?.
Tanto es así, que se quiere hacer un juego de palabras y en vez de aplicar la reforma a la Constitución se habla de enmienda.  La diferencia está que al enmendar la parte referente a la reelección, la resolución legislativa tendría efecto legal con su publicación en el Registro Oficial.  En cambio, tratándose de reforma, esta tendría que ser puesta a consideración de los ecuatorianos a través de un referéndum. Tal como se lo hizo con la constitución del 2008 de Montecristi.  
Nuestro idioma es bien claro y preciso.  Enmendar quiere decir corregir, quitar defectos, eliminar un error.  En cambio  que reforma es la ejecución de algo que proporciona mejoras o innovaciones a una cosa.  Y lo que se quiere hacer introduciendo en la Constitución la reelección indefinida es un cambio total, es una innovación no contemplada en la Constitución de Montecristi; y, por consiguiente, se trata de una reforma, la que al ser aprobada por la Asamblea Legislativa  tendrá que ser puesta a consideración del pueblo a través del referéndum, tal como lo establece la misma Constitución.  
Escójase entonces este camino que es el apropiado y váyase a un referéndum.  Eso sí, de aprobarse  la reelección que esta no sea inmediata, para evitar el ejercicio del poder a través de la maquinaria y las presiones electoreras y manipuladora, para poderse dar así igualdad, libertad y equidad a todos los candidatos.  Solamente así Ecuador podrá seguir viviendo en real y verdadera democracia.  Lo demás son subterfugios. Háganse las cosas como deben ser hechas.  Como manda la Constitución y las leyes.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: