Actualizado hace: 3 horas 39 minutos
Sociedad
Padres: ni permisivos Ni autoritarios

Teresa recuerda que cuando era pequeña, su padre, ya fallecido, era muy estricto, y aunque muchas veces renegó de cómo las reprendía a ella y a sus hermanas, ahora agradece ese rigor.

Domingo 01 Junio 2014 | 04:00

“Mi papá era un hombre muy serio, su formación tenía mucho rigor, pero ahora que soy madre me doy cuenta que únicamente quería lo mejor para mí y mis hermanas”, dice.
Ella explica que cuando su papá les llamaba la atención por alguna falla, simplemente tenían que agachar la cabeza y aceptar el error.
“A él no se le podía contestar, siempre que nos llamaba la atención lo hacía porque en realidad habíamos fallado mucho, pero claro, cuando tenía que consentirnos también era el mejor de todos”, destaca.
 
Visión
profesional. Jorge Avellán, psicólogo, explica que el error más común en la educación de los hijos es cuando los padres son demasiado rígidos o demasiado permisivos. 
“Satisfacer las necesidades de los hijos no implica satisfacer todos sus deseos. Ellos no conocen los límites y nosotros debemos discernir entre una necesidad y un capricho”, explica el especialista. 
Dice que cuando los padres son muy permisivos les causan problemas a sus hijos, ya que ellos en un futuro no podrán resolver problemas.
“Si los padres siempre dicen que sí a todo, no sabrá negociar y los hijos estarán en desventaja cuando sean mayores”.
En cuanto a la rigidez, dice el psicólogo que ésta puede ser dañina, como la permisividad excesiva.
“Es válido no acceder a todos su caprichos y ponerles un límite, pero siempre se debe explicar ese límite, para que ellos sepan por qué no se les dan ciertas cosas”, comenta. 
 
Algunas claves.  Corina Giler, psicóloga, explica que para formar hijos de bien, es necesario seguir algunas recomendaciones.
La primera que ella da es que se los eduque con afecto.
“Expresa tu afecto de manera clara, diles que los amas, que son tu vida, pero sobre todo reconoce sus logros y corrígelos en sus errores”, dice Giler.
Además explica que la clave para que un hijo sea exitoso y persona de bien es educar con el ejemplo.
“Lo menos que se puede hacer cuando se educa es formar con el ejemplo. Un niño aprende mucho de las personas que son importantes y significativas para él, en este sentido los adultos son una importante fuente de imitación para los niños”.
Por otro lado destaca que hay actitudes que los padres jamás deben tener en la formación de sus hijos.
“No debe existir el castigo físico, los niños no entienden con los golpes, sí hay que reprenderlos, pero hablándoles, siempre diciendo las cosas de manera clara”.
Además menciona que los padres no deben hacer ‘contrato’ con sus hijos ni sobornarlos con premios para que hagan las cosas. “Se les debe enseñar a ser responsables, nada que darles premios, las cosas se hacen porque se tienen que hacer”, detalla.
 Finalmente dice que un padre jamás debe llegar al punto de faltarse el respeto con un hijo. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala