Actualizado hace: 4 minutos
Enrique Delgado Coppiano Dr. Hc.
Jorge Zavala B. Tribuno Emérito

Sin duda alguna con el deceso del destacado jurisconsulto guayaquileño, con ancestros manabitas, Dr. Jorge Zavala Baquerizo (9 de mayo del 2014), la patria pierde uno de los intelectos más lúcidos y brillantes, cuya acción guió importantes entidades de diversa índole en su profícua labor porque en el Ecuador existan los principios de la libertad, el derecho y la democracia.

Sábado 31 Mayo 2014 | 04:00

  Sus padres fueron don Oswaldo Zavala Arbaiza, manabita; y su señora madre doña Ana Cristina Baquerizo German. Ellos prodigaron sus afectos e impulsaron a sus hijos a educarse y la vocación de Jorge fue la jurisprudencia y la cátedra.  Eximio estudiante, dirigente estudiantil, luchador por los derechos ciudadanos, fue militante del Liberalismo Radical, electo Legislador por Guayas en 1956 – 58, candidato a la Vicepresidencia de la República en 1968 en binomio con el Dr. Andrés F. Córdova.

El Dr. Zavala fue electo Vicepresidente y el Dr. Velasco Ibarra, Presidente, lo permitía el sistema electoral.  Velasco no incluyó en el Gabinete al Vicepresidente, y así transcurrió hasta que Velasco fue destituido.  
Para octubre de 1987 el Dr. Zavala Baquerizo es elegido Diputado por la I.D. en la lista nacional de este partido y fue electo Presidente del Congreso Nacional.  Tribuno a toda prueba, en su campaña recorrimos todo Manabí; y estando en Jipijapa debíamos visitar Julcuy. En los altos cerros, alguien opinó que allá no habían muchos electores y mejor era ir a otros lugares.  El Dr. Zavala expresó: “No señor, vamos a Julcuy, también sus pocos habitantes tienen el derecho de oír nuestro mensaje de justicia social”.  
Años después recorríamos Las Tunas, Puerto Cayo y Machalilla, legalizando las tierras a sus comuneros ancestrales.  Ahí expresaba júbilo.  Jipijapa y Manabí lo designaron Hijo Ilustre y un paseo de la Sultana del Café tiene su distinguido nombre.
Exigente en la exactitud del tiempo y la aplicación de la ley, demócrata a tiempo completo, su voz con autoridad de ciudadano ético exigía la irrestricta vigencia de la división y respeto de los poderes constituidos.  Fue miembro de innumerables entidades nacionales e internacionales en esta materia; maestro impecable, autor de numerosas obras sobre Derecho, entre ellas el Proceso Penal Ecuatoriano y La Pena, utilizadas internacionalmente dentro de la academia.  Recibió los más altos homenajes en el país, siendo merecedor a la Gran Cruz a la Orden Nacional al Mérito.  Fundador de la U. Vicente Rocafuerte.  En su matrimonio con doña Carolina Egas procrea 4 hijos, que son igual altos exponentes de la abogacía, honrando la estirpe sembrada por este ecuatoriano de dos siglos que convirtió en un rito llegar a su oficina diariamente a pie, recibiendo el saludo fraterno y admiración afectiva de miles de sus connacionales.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: