Viernes 24 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 33 minutos
DESTACADAS
Los niños que se autoagreden

ACTITUDES Los niños no saben expresar bien sus deseos

Foto:
FORMACIÓN Tamara Briones Rivera

Los niños que se autoagreden

Martes 03 Abril 2007 | 19:56

Una amiga lectora me escribió comentándome que su hija de 4 años se mordía cuando ella no le daba lo que quería, ponía los dedos en el filo del cajón y lo cerraba, machucándose. La madre corría para no permitírselo, la aconsejaba y de inmediato le daba lo que quería para evitar que se hiciera daño. ¡Grave error¡ pensé.

Es importante que conozcamos que los niños pequeños, no saben expresar sus deseos con claridad porque muchas veces ni ellos mismos entienden lo que quieren, tienen muchas dificultades en tolerar frustraciones y esto ocasiona comportamientos indebidos como pataletas y berrinches; es su forma de expresar hacía afuera su disgusto o frustración. En otros casos la manera de evidenciarlo es auto agrediéndose: golpeándose, mordiéndose o amenazando que se hará daño. Los niños son muy observadores y probaran una y otra estrategia hasta que descubran alguna que influya en sus padres de tal manera que les permita conseguir lo que quieren. Sea una u otra forma la que utilice su hijo para manipularla a usted, no lo permita. De todas las formas de manipulación, auto agredirse es la más peligrosa, porque si usted hoy le da lo que ella quiere, descubrirá que puede lograr lo que sea de esa manera y se acostumbrará a hacerlo. Esos niños son los que de adolescentes amenazan con suicidarse si no les dejan ir a una fiesta, etc. Esto debe ser cortado de raíz, bajo ningún motivo usted debe permitir esta actitud, si lo hace las consecuencias pueden ser terribles. Ser padre o madre amerita mucho afecto pero también firmeza, no debe olvidar que usted es la autoridad y que su hijo necesita de esa autoridad para crecer en equilibrio. GOTITAS DE MIEL •Explique claramente qué comportamiento está permitido y qué no. •Sea firme en las decisiones, cuando no se puede no se puede. •Aunque tenga todas las ganas de decirle bueno ya. •Cuando haya pasado un rato y esté tranquilo, explíquele porqué no puede complacerle.