Actualizado hace: 47 minutos
SOCIEDAD
Solidaridad y respeto social

En muchas ocasiones el éxito individual no va asociado sólo a lo material, sino a la superación de la persona, que se completa cuando ésta devuelve lo que recibió.

Martes 20 Agosto 2013 | 00:00

La revista Forbes calcula en 2.800 millones de dólares la fortuna de la estadounidense Oprah Winfrey, periodista y conductora televisiva cuyo talk show ven unos 30 millones de personas solo en Estados Unidos. Pero Oprah no nació en cuna de oro y sus inicios fueron muy modestos. 
CONSECUENTE. Mucha vergüenza le daba en su adolescencia cuando, siendo empleada en una tienda de barrio, tenía que atender a los clientes. Más tarde, a los 19 años, ya estudiando periodismo, aceptó la propuesta de un canal de televisión y, a pesar de que no le gustaba estar frente a una cámara, dijo sí al desafío.
Su arrojo y perseverancia tuvo recompensa: hoy, 40 años después, es la mujer con más fortuna en el país del norte y la decimotercera fémina más poderosa del planeta, según la medición de Forbes.
Las experiencias exigentes vividas en su niñez y adolescencia le dejaron una lección de vida: por eso ahora no olvida de dónde viene y dónde estuvo, y a través de su fundación canaliza ayudas sociales sobre todo para niños en edad escolar, protegiéndolos si son objeto de malos tratos.
Visiones. Pensador, aparte de ser uno de los escritores más laureados a nivel mundial, Gabriel García Márquez acuñó esta frase, en referencia al desafío que plantea la vida a cada persona: “Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez”. Yadira Álava, magíster en docencia, dice que "en los hogares es importante tener en cuenta la comprensión como base de los valores, comprenderse mutuamente hará que el hogar esté en armonía". Ángela Ibarra, licenciada en Ciencias de la Educación, opina que "en la actualidad hay destrucción de hogares porque las personas dejan los valores a un lado, esto se transmite a los hijos y ellos crecen igual que los padres". Marta Cevallos, licenciada en Ciencias de la Educación, señala que "ante todo se debe entender a la otra persona, conversar de sus objetivos o lo que desea y optar por llegar a un acuerdo". Lorena Bermúdez, licenciada en Ciencias de la Educación, dice que "aprender a lidiar con una persona desconocida no es fácil, se debe ser prudente y tomar en cuenta que hay que respetar el criterio ajeno. Ser prudentes al actuar también generará que las otras personas me respeten".
 
HISTORIA.
Siendo fuerte, ayuda a los demás.- La historia de hoy viene de Nicaragua. Narciso Reyes era jefe de ingenieros zapadores del Ejército y en una ocasión una mina terrestre le estalló en las manos, provocándole la pérdida de visión de un ojo, que afectó al otro y terminó ciego. “Mi esposa me abandonó, se fue con mis hijos, yo me encontraba solo, decidí irme para El Salvador donde unos amigos, ahí trabajé en carpintería reparando y haciendo muebles, se gana muy bien. Tres años después volví a Nicaragua”, dice. Ya de regreso conoció a Martha María, su actual pareja, y con ella trabaja por las personas con discapacidad. Ese deseo de ayudar le da fortaleza y optimismo en su propia vida. “Le doy gracias a Dios, que con su infinita misericordia me ha ayudado a desarrollar ese don de sentir, palpar, poder afinar los sentidos del olfato y el auditivo; poder ver más allá de lo que nunca se ha visto”, afirma.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala