Actualizado hace: 1 hora 47 minutos
EDUCACIÓN
La estimulación temprana ayuda al desarrollo de los niños

La estimulación temprana es el conjunto de técnicas y actividades aplicadas en niños desde que están en el vientre hasta los seis años, con el objetivo de que desarrollen al máximo sus capacidades.

Martes 13 Agosto 2013 | 00:00

 El primer recurso es proporcionar al niño actividades, experiencias o juegos de estimulación que promuevan e impulsen su desarrollo. Los juegos pueden variar de acuerdo a la etapa o edad que el niño vive.

La estimulación en el vientre se puede realizar a  través de la música, del lenguaje materno y también a través de la temperatura, permitiendo que el niño logre relajarse. 
 
crecimiento. A partir del crecimiento del niño es necesario que los padres aprendan a estimular a su hijo o buscar ayuda profesional que los oriente.
Se debe ayudar al niño con actividades para que reconozca sus sentidos, uno de estos es el tacto, que por lo general se realiza con pepas o semillas, para que el niño las palpe y así  puede lograr desarrollar este sentido, menciona Karina Mendoza, maestra parvularia.
Investigaciones afirman que el cerebro evoluciona de manera sorprendente en los primeros años de vida y es el momento en el que hace más eficaz el aprendizaje. Esto es porque el cerebro tiene mayor plasticidad, es decir que se establecen conexiones entre neuronas con mayor  eficacia. Este proceso se presenta aproximadamente hasta los seis años de vida, a partir de entonces algunos circuitos neuronales se atrofian y otros se regeneran, por ello el objetivo de la estimulación temprana es conseguir el mayor número de conexiones neuronales, haciendo que estos circuitos se regeneren y sigan funcionando.
 
padres. Los padres pueden ayudar a sus hijos jugando con ellos. Al jugar, el niño aprende y estimula sus capacidades intelectuales, entre ellas la  atención, la memoria y el raciocinio. El juego hace que el niño sociabilice, haga uso de su creatividad, desarrolle su imaginación y posibilite el aprendizaje significativo, puesto que la actividad capta su interés y atención.
Lo que se  perfecciona en los niños es la actividad de todos los órganos  y  sentidos, en especial los relacionados con la percepción visual y auditiva del niño, esto le permitirá reconocer y diferenciar colores, formas y sonidos, explica Mendoza.
 
aprendizaje. Las primeras experiencias en la vida de un niño permanecen para siempre. Esa es la consigna de quienes promueven la estimulación temprana de los pequeños, para que en el futuro les sea más fácil estudiar y se sientan más seguros de sí mismos.
El desarrollo motriz es necesario implementarlo con la estimulación sobre los músculos. 
El razonamiento, comprensión y capacidad de reacción se incrementan con diversos juegos didácticos para estimular el área cognitiva.
En el ámbito emocional  es importante desarrollar la seguridad e independencia del niño.
A través del lenguaje, la comunicación se estimulará con palabras o sonidos.
Muchas veces la causa de que los niños sean cohibidos es por la falta de estimulación, los padres deben hacer ejercicios de desenvolvimiento escénico fomentando la seguridad en el hijo, indica Rosa de Alonzo, magister en gerencia educativa.
 
juegos.  A través de entretenimientos como atravesar túneles, caminar sobre barras de equilibrio o rodar sobre una pelota gigante se obtienen logros de acuerdo a la edad del menor. Así, también se consigue que desde pequeño el niño piense que aprender es un juego más y al ser más grande no asociará el estudio con aburrimiento.
Se prefiere que los juegos a utilizar sean de colores llamativos o las texturas sean gruesas; en cuanto a los sonidos deben ser suaves, para no alterarlos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala