Actualizado hace: 2 horas 10 minutos
Informática: ayuda o problema
Informática: ayuda o problema
Por: Enrique Delgado Coppiano

Domingo 07 Abril 2013 | 00:00

El fenómeno informático irrumpió en la vida humana como de repente, se lo veía venir pero no con tal repercusión en la sociedad, se decía que el siglo XXI era el del conocimiento y con él iba de la mano esta ciencia de tratamiento automático y racional de la información como soporte de tales concepciones.

Así se extiende  con todas sus variables: teórica, de la información, de los sistemas, de la tecnología y la metodología aplicada de todas ellas, constituye una revolución que llega con la computación y miles de artefactos entre los que sobresale el teléfono inalámbrico artículo que es ya usado por cada ser humano, que unido a las redes sociales convierte al planeta en un perfecto mundo digital. Millones de seres dependen ahora de estos artilugios casi mágicos que permiten comunicarse, contactarse y relacionarse en segundos.
Esta es una cara positiva de la ciencia, el conocimiento se universalizó y está al alcance de casi todos, pero hay otros puntos de vista, entre ellos jefes de familia, padres y madres, docentes, analistas sociales y psicólogos que miran diferente. Padres y profesores dicen que sus hijos y discípulos ya no dialogan, quedaron atrás las consultas, las conversaciones, las tertulias grupales, los temas de fraternización, pues jóvenes y mayores se pasan todo el tiempo pegados al celular, chateando en la red con manos y oídos unidos a cables y teclado, los niños pendiente del aparato electrónico al salir de clases, antes, durante y después de las comidas, al dormir y despertar, los adolescentes con el último celular de moda en la clase, en las calles, en el hogar, al dormir,  durante el sueño o al levantarse,  caminan sin ver por dónde van, parecen zombis guiados sólo por una señal electrónica, muy pocas veces sueltan un hola, y siguen aplastando teclas y tables muchas veces sin saber quién les habla, su vida y acción es el aparato.  
Los deberes estudiantiles se los trata de solucionar en apuradas consultas en el sistema de Internet con respuestas que muy pocos leen, se pregona que quedaron atrás libros y escritos o la consulta al profesor o al padre, lo imperioso es seguir chateando en las redes para leer o enviar mensajes, y luego celebrar quién apareció en mayor cantidad de veces, sin tomar en cuenta si en las células cerebrales quedó retenido todo lo tratado. 

¿No será ésta una de las causas de los bajos puntajes obtenidos por miles de estudiantes en las últimas pruebas de conocimiento que se han tomado en el país para evaluar nuestro sistema educativo?. ¡Vale profundizar un análisis de profesores, psicólogos, pedagogos, orientadores  de altos quilates para dar pautas o normas que permitan en verdad aprovechar esta ciencia con  resultados positivos para las jóvenes generaciones! 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: