Actualizado hace: 31 minutos
Reflexión para mejor Proceso Electoral
Reflexión para mejor Proceso Electoral
Por: Alfonso Delgado
adelgado@hotmail.com

Miércoles 03 Abril 2013 | 00:00

Acaba de terminar la Semana Santa, período considerado como el de mayor transcendencia e importancia para el mundo cristiano, por rememorarse la pasión, la muerte y resurrección de Jesús, el hijo de Dios hecho hombre. Y en esos días de la semana pasada, no solamente hubo la oportunidad de descansar y de vacacionar, a más de cumplirse con los ritos religiosos, sino también de reflexionar y meditar por el interés personal, familiar y colectivo.

 

Es por ello que creemos, que una vez realizadas las elecciones del 17 de febrero, terminados los escrutinios y rechazadas las apelaciones por la diversidad de anomalías detectadas, tanto lo correspondiente al Consejo Nacional Electoral como al Tribunal Contencioso Electoral, estándose proclamando los resultados pendientes, se hace necesario que esa reflexión y esa meditación abarque a lo que tiene que ver con todo el proceso electoral último, en aras a la depuración democrática, a la pureza del sufragio y al real resultado que refleje la verdadera voluntad del pueblo manifestada a través de ese voto. 
Y estándose a menos de un año de un nuevo proceso en que deberán elegirse representantes a los organismos seccionales, como lo son el Consejo Provincial, Concejo Municipal y Juntas Parroquiales, se hace necesario que se corrijan todos los errores, anomalías y excesos de todo orden, para que esas nuevas elecciones den como resultado el justo e imparcial dictamen de un pueblo, manifestada en las urnas sin presión, sin componendas ni mañoserías. Porque lo sucedido en los últimos procesos no ha sido lo correcto, pudiéndose asegurar que en la llamada “Partidocracia” esas elecciones eran más respetuosas de la voluntad popular, comenzándose por contarse con tribunales electorales, tanto nacional como provinciales, integrados por diversidad de ideologías, a diferencia de ahora en que solamente se cuenta con una sola tendencia, que es la oficial del grupo mandante. 
Se hace necesario entonces, que para garantizar esa pureza del próximo y siguientes procesos, se reforme la ley vigente y se integren esos consejos y tribunales como deberían haber sido, es decir, representando la diversidad de tendencias y aplicándose el método apropiado que dé la oportunidad a las mayorías y las minorías.
Insistimos en esa necesaria reflexión y meditación para poder llegar así a la participación de todos, dejando de lado el absolutismo y el mando único partidista y personal. La real democracia exige resultados justos, imparciales y representativos de la voluntad popular.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: