Actualizado hace: 15 minutos
El final de 'América'
El final de "América"
Por: Childerico Cevallos
chcevallos@eldiario.ec

Domingo 24 Marzo 2013 | 00:00

Miami.- Cayo Hueso - Key West - es no solo la última sino la más grande de las aproximadamente 1.700 islas que forman un archipiélago en el extremo suroeste de los Cayos de la Florida. Es el final de los Estados Unidos - que los "gringos" llaman impositivamente América - por el lado del océano Atlántico.

Es la cola estilizada del estado de Florida y tiene como uno de sus mayores atractivos el estar apenas a 90 millas de Cuba - unos 150 kilómetros -, isla caribeña en la que aún subsiste un gobierno comunista, acérrimo enemigo del sistema capitalista que representan precisamente los Estados Unidos.
Desde Miami toma cerca de tres horas el viaje a través de una vía que, saliendo de la ciudad, se vuelve una recta larga y no muy ancha, con una serie de puentes que unen pequeñas islas. La velocidad máxima permitida es 65 millas -104 Km/h-.
Rodando sobre los puentes más largos, los viajeros pueden ver a un lado el océano 
Atlántico y el Golfo de México al otro, pues los cayos son una barrera natural entre ambos.
Según la historia, "en el pasado, estas islas tropicales eran el refugio de piratas, pescadores, comerciantes, buscadores de tesoros y personas rechazadas socialmente". Pero también de residentes destacados como Ernest Hemingway, quien escogió Key West para pasar un tiempo. La casa que habitara es otro motivo turísticos.
Por el camino hacia Cayo Hueso hay muchos lugares que invitan a visitarlos, con una buena cantidad de restaurantes y tiendas de recuerdos de los sitios o islas, no muy fáciles de distinguirlas, como tales, si el viajero no se concentra en ello.
Al arribar a Key West encontramos una comunidad tranquila, donde el visitante puede movilizarse utilizando buses especiales para recorrer esta ciudad de unos 30 mil habitantes. O si prefiere puede alquilar motocicletas, triciclos y bicicletas, a su gusto y elección.
Quienes conocen más, dicen que para disfrutar de los cayos se requiere por lo menos de cuatro días. Pero los miembros de mi "tripulación" -Mariana, Lucy Doménica, Luis y sus retoños Melani y David, y yo, por supuesto - apenas estuvimos unas cinco horas, exactamente en el Día de San Patricio -Patric Day-, santo irlandés cuya conmemoración es famosa en Estados Unidos. Y llegamos oportunamente para ver cómo la calle Duval, la principal de Cayo Hueso, en minutos fue invadida por grupos de personas ataviadas con la más variada vestimenta verde y blanco, que nos recordó a la avenida Universitaria de la capital manabita en esos memorables días de Liga Deportiva Universitaria de Portoviejo, "La Capira".
Hombres y mujeres, armados de cerveza, en las manos o en carritos, prácticamente desplazaron a los vehículos. No nos quedamos a constatarlo, pero estimo que la noche debió haber sido una pesadilla para la Policía. O quizá no.
Comparto esta narración especialmente para destacar lo importante del turismo para el desarrollo de la sociedades, sobre todo para la economía de las comunidades donde se lo maneja profesionalmente.

Y agradezco a Luis Venegas Cedeño, portovejense radicado en Miami, las facilidades para la realización de este viaje. 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: