Actualizado hace: 25 minutos
Asesinato
Sabando aparece muerto

La incertidumbre sobre el paradero de Julio Sabando Córdova, de 23 años, terminó ayer con el hallazgo de su cadáver. Su cuerpo estaba enterrado y en total estado de descomposición.

Sábado 18 Agosto 2012 | 00:00

 

Los agentes policiales lo encontraron en una quebrada, en la zona montañosa en Las Palmeras, de la comuna Río Bravo, de Montecristi. 
El joven había sido secuestrado hace 43 días en la parroquia San Pablo, de Portoviejo. Fue el jueves 5 de julio, a las 21h00 aproximadamente, en las calles San Rafael y Manuel Molina.
El hoy fallecido, hijo del exvicealcalde de Portoviejo y expresidente la Asociación de Empleados de la Universidad Técnica de Manabí, Julio Sabando, había salido con su hermano Julio César a buscar un maestro cerrajero para que hiciera un trabajo en su casa.
Según testigos del hecho, dos vehículos cerraron el paso al carro en el que se movilizaban los hermanos, llevándose a Julio Andrés.
 
Hallazgo. Los agentes de la Unidad de Antisecuestros (Unase) localizaron el cadáver, luego de que la Policía detuvo el jueves en la tarde a dos hombres. Ellos dieron a conocer el lugar donde se encontraba el cuerpo.
Estaba enterrado, con huellas de haber sido torturado y ahorcado, ya que tenía una soga atada a su cuello. 
Además tenía las manos y los pies maniatados.
La fiscal Alexandra Bravo,  quien realizó el levantamiento del cadáver, señaló que el cuerpo estaba en un área de difícil acceso. 
El cadáver fue trasladado a la morgue del cementerio Parques del Recuerdo, de Manta, para la autopsia.
Informes preliminares de este examen dan cuenta de que el cuerpo del joven no tenía impactos de bala.
Las causas exactas de su muerte serán reveladas en el informe de la necropsia, que estará lista en los próximos días, informó la fiscal provincial, Sonia Barcia.
Además, el médico legista Gabriel Díaz, quien hizo la autopsia, extrajo muestras de sangre y tejidos para realizar una prueba de ADN (Ácido Desoxirribonucleico).
El ADN es un ácido nucleico que contiene componentes  genéticos usados en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos.
El objetivo es comparar  estas muestras con el material genético de los padres y confirmar técnicamente si se trata de Julio Sabando Córdova, dijo la Fiscal Barcia.
El cadáver del joven asesinado salió de Manta a las 15h00 con destino a Portoviejo, tras ser identificado por la ropa y zapatos que usaba.
Por este caso hay cuatro sospechosos detenidos.
Se trata de Luis Lozano, Eder Rivera, Gustavo Loor y José Roldán, informó el Ministro del Interior, José Serrano, en su cuenta de Twitter. Luego la Policía confirmó estos datos.
 
¿Cómo se descubrió el crimen?
 
Un celular que olvidaron los cuatro hombres que raptaron a Julio Andrés Sabando Córdova fue la pista que ayudó a los policías a resolver el crimen. 
 
Luis Alberto Lozano Donoso, quien fue señalado como autor confeso del asesinato, narró los hechos a los agentes.
Según la Policía, Lozano llevó a los uniformados hasta el lugar donde estaba enterrado el cadáver de Sabando, de acuerdo con declaraciones de Galo Mantilla, jefe de la Policía. 
 
 en guayaquil. En sus declaraciones, Lozano Donoso dijo que vive en Bastión Popular, en Guayaquil.
El informe policial señala que Lozano indicó que el 2 de julio un sujeto identificado como Jhon B. lo contactó y le dijo que tenían que viajar a Portoviejo a cobrar un dinero a un profesor de la UTM. 
Esa misma noche, cuando llegaron empezaron a seguir a Julio Sabando hasta el día 5 que lo raptaron cuando se movilizaba junto a su hermano, indicó Mantilla.
Los delincuentes se llevaron a Sabando en su propio vehículo, que al día siguiente fue encontrado en una gasolinera del cantón Montecristi. 
Además en la noche del secuestro abandonaron una camioneta Ford Explorer, de placas GPD-056, que estaba reportada como robada. En ese carro los delincuentes olvidaron un celular y una tarjeta de recargas. 
 
 el indicio. Agentes de la UNASE analizaron técnicamente el celular y la información de la base de datos permitió capturar el 30 de julio a Gustavo Vicente Loor Carvajal y José Roldán Intriago, quienes estarían involucrados en el caso, informó Mantilla.
El trabajo policial continuó. El 16 de agosto, la Policía allanó los domicilios de Luis Lozano y Eder Rivera González, quienes fueron capturados. En poder de ellos los agentes encontraron más evidencias.
 dijo todo.
El jefe policial señaló que, en esas circunstancias, Luis Lozano confesó el crimen. 
Dijo que Julio Sabando fue asesinado la misma noche que lo raptaron. Les narró que ese mismo día lo habían ahorcado y enterrado en el sector de Las Palmeras, comuna Río Bravo, del cantón Montecristi.
Donoso también confesó que fueron contratados por ocho mil dólares y que la orden la dio un sujeto al que identificó como "El Maestrito".
Con esa pista, a la medianoche del jueves agentes de la Policía se dirigieron al sector antes mencionado, cavaron cinco metros y a las 09h00 de ayer hallaron el cuerpo de Sabando, en estado de putrefacción, señaló el jefe policial.
Un familiar reconoció el cuerpo por la vestimenta. 
El Diario preguntó a Galo Mantilla, quién es "El Maestrito" y respondió que es un portovejense que ya está identificado, pero que aún no se puede dar a conocer su identidad. Él, según las versiones que tiene la Policía, fue quien pagó 8 mil dólares para que mataran a Sabando, respondió. 
Mantilla dijo que además de los detenidos habría más involucrados.
El jefe policial también manifestó, sin mayores detalles, que el asesinato de Julio Sabando se dio por causas pasionales.< 
 
 
Ratifican la prisión de Loor y Roldán
 
La Primera Sala de lo Penal, Tránsito y Materia Colusoria de Manabí ratificó ayer la prisión preventiva para Gustavo Vicente Loor Carvajal y José Felipe Roldán Intriago, a quienes la Fiscalía los involucra en el secuestro de Julio Andrés Sabando Córdova.
La sala la integran los jueces Orlando Delgado Párraga, Agustín Zamora Zambrano y Sucre Macías Briones. 
La audiencia de apelación de la prisión preventiva se realizó aproximadamente a las 09h00. 
El recurso de apelación fue presentado por Ramiro García Falconí, defensor de los detenidos, quien solicitó que se diera la libertad a sus defendidos.
García dijo que la solicitud se debe a que no hay ninguna evidencia que involucre a sus defendidos en el secuestro de Sabando. Además aseguró que los detenidos fueron torturados por los miembros de la UNASE, al momento de la captura, con el fin de sacarles información sobre el secuestro de Sabando.  
Romina Vera, fiscal encargada de las investigaciones, hizo la defensa de la orden de prisión preventiva y aseguró que la Fiscalía tiene las pruebas suficientes para acusar a los dos detenidos, y que estas evidencias serán mostradas en el juicio en contra de los procesados.
Vera señaló que en el expediente judicial constan las pruebas y el informe entregado por la UNASE.<
 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala