Actualizado hace: 2 horas 13 minutos
HISTORIA GRANDIOSA DE MANABÍ (I)
HISTORIA GRANDIOSA DE MANABÍ (I)
Por: Yuri Hernández Mendoza

Martes 07 Agosto 2012 | 00:00

Caminemos por las intricadas selvas de la vida manabita aguijoneados por el profundo amor y curiosidad hacia su pasado, fuente inagotable de grandes historias.

 

Las acciones libertarias del sacerdote don Manuel Rivadeneira y Cuello con la memorable convocatoria al pueblo de Portoviejo para formar el batallón de los decididos, que se unieron al ejército de Antonio José de Sucre en la batalla del Pichincha de 1824.  Más tarde tenemos la Batalla de Portoviejo del 1 de Diciembre de 1884, en la que los Montoneros de Alfaro se enfrentaron al ejército de don José Antonio García Pinargote, Gobernador de Manabí. Sigue la Revolución de Chone del 4 de Mayo de 1895, que fue pionero en la proclamación como Jefe Supremo de la República al General Eloy Alfaro. 
No podemos olvidar jamás la batalla de Los Amarillos, liderada por el coronel Ramos Iduarte. El movimiento independentista de Portoviejo, Jipijapa y Montecristi en el año de 1820. 
Pero con cálido acento quiero referirme en esta ocasión a la revolución obrera de Manabí, con su gesta heroica del 20 de Julio de 1962, institución que integró un Comité de Paro conformado por Lutero Santana, Gregorio Pita, Sixto Guillem, Carlos Cedeño, Félix Vélez, José Cabrera Chinga, Gilberto Ortega, entre otros que se me escapan. Como don Lutero Santana estaba de presidente de la Confederación, debía asumir la dirección del movimiento, el cual elaboró el plan de requerimientos, a saber: agua, terminación de las obras portuarias de Manta y Bahía de Caráquez, terminación de las carreteras en construcción y los empalmes de Paján, Colimes, Calceta y Junín. Hasta aquí la formación del Comité; pero es necesario destacar y que lo conozca el pueblo y se ingrese a su historia, el aporte previo de una pléyade de patriotas portovejenses que agitaban la idea del paro, como fueron los sindicalistas Guillermo Sacoto, Luis Enrique Hernández, Wilson Argandoña, Onésimo Chancay, César Palma, Julio y Jonás Hernández, y el aporte de los doctores Luis Dueñas Vera e Ignacio Hidalgo Villavicencio, quienes en titánica lucha lograron cristalizar este ideal.  Desafiando el miedo, las dificultades que se preveían y cuánto razonamiento escépticos se presentaron, el paro se realizó sobre las ofertas del Gobierno del Dr. Carlos Julio Arosemena Monroy. Hasta allí el primer triunfo histórico, por supuesto; triunfo que pudo ser malversado y malogrado porque para cumplir sus fines era necesario crear un organismo a través del Congreso Nacional de la República. Aquí nace el segundo gran capítulo de la historia, que lo publicaremos en una nueva edición; porque no podemos dejar que las verdades históricas queden encerradas en cajas secretas que desestiman el valor de los muchos y grandes manabitas. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: