Actualizado hace: 9 minutos
NEGOCIOS
Costo del licor, un dolor de cabeza

Los dueños de bares y licorerías ya empiezan a sentir los efectos del incremento de los precios de los licores.

Lunes 06 Agosto 2012 | 00:00

Alejandro Chiriboga, propietario de Wild Bar, ubicado en la avenida Flavio Reyes, aseguró que el incremento varía entre el 20 y 100 por ciento, dependiendo de las marcas y el grado de alcohol del producto.
Uno de los whiskys con bastante demanda que subió es Jhonny Rojo, que pasó de 28 a 50 dólares la botella.
El Grand Williams subió de 25 a 35 dólares y la botella de McGregor pasó de 11 a 20 dólares, contó Chiriboga.
El Jhonny Azul pasó de 320 dólares a $ 600, informó.
Chiriboga recordó que estos nuevos precios están vigentes desde el pasado 1 de julio y en solo un mes, ya han visto reducido el volumen de sus ventas.
"Ojalá esto no ocasione más perjuicio del que ya tenemos, cuando se dispusieron nuevos horarios de atención al público en las licorerías", mencionó.
 
 cambios. Dídimo López, de la licorería López, en la calle 13, sostiene por su parte que "de ahora en adelante tomar whisky será un lujo".
Al menos así se lo han comentado sus clientes y lo comprueba con el número de cajas que vende en promedio cada mes.
Él sostuvo que antes vendía alrededor de 7 u 8 cajas de whisky mensualmente, pero durante julio (mes en que empezó a regir la medida) sólo se facturaron 3 cajas.
"Confió en que la gente se acostumbre y esta afectación sea momentánea y no trascienda", manifestó.
En otras licorerías y hasta en bares, los propietarios, aseguran que las ventas han bajado hasta un 50 por ciento.
 
 horario afectó. En Manta las licorerías están supervisadas por la Intendencia de Policía. 
Desde hace dos años deben cumplir un nuevo horario que les permite vender sólo hasta las 22h00, y de lunes a sábado.
Los domingos no se permiten venta de licor.
López añadió que los horarios también afectaron a estos negocios, y de las 28 licorerías debidamente registradas que había antes del 2010, ahora sólo quedan alrededor de 22.
Entre ciudadanos, la preocupación es que se comiencen a vender licores de contrabando y falsificaciones.

Julio Rigail, ciudadano, opina que debe haber controles a la calidad de los licores que se venden para que no se repita la muerte de personas, por intoxicación como ya pasó en el país. < 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala