Actualizado hace: 5 horas 11 minutos
MANABÍ
Impuestos y controles afectan a camaroneros

La crisis en el sector camaronero afectó a Nelson. Dejó de ser él. Cambió de identidad y se fue del país.

Sábado 28 Julio 2012 | 23:08

En España trabajó casi 10 años y pagó sus deudas. El virus de la mancha blanca lo dejó en la quiebra.
Su regreso de Europa fue hace tres años y volvió a apostarle al camarón, sector que durante el 2011 y en lo que va del 2012 está emergiendo con cifras nacionales de exportación mayores a las de antes de la mancha blanca (70 toneladas al año).
Nelson tiene 17 hectáreas sembradas de camarón en Pedernales y considera que ahora el problema no es la mancha blanca, sino el acoso con impuestos, exigencias de afiliar a todas las personas que laboran en la pesca, controles de al menos cinco ministerios y hasta trámites como ir a Esmeraldas para poder obtener un permiso que permita comprar combustible.

 Mejoran. Hablar de un segundo boom del camarón aún es prematuro, advierte Cristóbal Cedeño, productor y comercializador.
Él también emigró a España y regresó a Pedernales para empezar de nuevo.
Tuvo que vender una de las tres piscinas camaroneras que tenía para pagar las deudas.
Él destaca que las cosas están mejorando. La producción ha llegado hasta 20 quintales por hectárea.
Aunque desde julio a noviembre la producción baja por el frío, pues las aguas tienen temperaturas bajas que matan al camarón, explica Cedeño.
Una reducción de 40 por ciento tiene la producción en esos meses.
José Casquete, trabajador de una camaronera en la vía a Jama, indicó que en la temporada invernal cuando la temperatura del agua está óptima en una piscina de 9 hectáreas producen de 150 a 180 quintales de camarón, pero en estos meses fríos se llega sólo a 80 ó 100 quintales.
Una cosecha o pesca de 100 quintales de camarón de 8 gramos, significa unos 9 mil dólares.
El camarón de más gramaje tiene mejor precio.
El proceso hasta la cosecha dura de 3 a 5 meses.
Hay productores que pescan a los tres meses y sacan camarones pequeños de 8 o 10 gramos, mientras que cuando los dejan más tiempo los crustáceos pueden crecer hasta pesar entre 17 y 20 gramos.
En estos meses de verano se tiene que sacar la cosecha a los tres meses, para evitar que la muerte del camarón deje sin rentabilidad al dueño de la piscina.
En la zona norte de Manabí y sur de Esmeraldas hay 6 mil hectáreas "sembradas" con camarón. Hay 280 productores.
En la zona norte, entre ambas provincias, los sectores con más piscinas son Cojimíes, Cañaveral, El Aguacate, Pedernales, El Churo, La Violeta, Moracumbo, Cheve, Chamanga, Vilsa, Coaque, Don Juan, Jama, San Vicente y Sucre.
La mayoría de camaroneros venden su producto a empresas exportadoras.
El producto no recibe valor agregado. Algunos empresarios buscan al menos implementar microempresas para quitar la cabeza al camarón y así generar más trabajo y vender a mejor precio el producto.
Ecuador exporta camarón a 20 países.
En 1987 el país fue el primer exportador de camarón del mundo, pero en los noventa comenzó la baja por la mancha blanca. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala