Actualizado hace: 1 hora 30 minutos
Una aventura diferente (1)
Una aventura diferente (1)
Por: Libertad Regalado
lire2653@gmail.com

Jueves 26 Julio 2012 | 00:00

Cada día hay algo nuevo que aprender, la vida está llena de todo tipo de sorpresas, unas más agradables que otras y es allí donde radica la razón de vivir. A veces creemos que pasados los cincuenta lo que viene son enfermedades y soledades, qué falsas estas afirmaciones; hay edades y edades y cada una viene acompañada de sus encantos. El fin de semana decidí disfrutar de la compañía de dos de mis nietos adolescentes y nos embarcamos en una aventura por La Ruta Spondylus.


La primera parada fue en Machalilla para observar las artesanías en madera y concha que realizan en el sector, tomar fotografías y conversar con quienes elaboran estos bellos objetos; después avanzamos a Puerto López y nos dirigimos a la casa de Olmedo Plúa, quien desde hace varias décadas viene trabajando tallados en piedra, en especial motivos precolombinos como la silla Manteña y las estelas de piedra.
Pensé que César y Tamia sacados del Internet y del celular iban a cansarse de tanta pregunta, fotografía, paradas que la abuela efectuaba en cada lugar, pero no, estaban disfrutando de ese encuentro con los atractivos de la naturaleza, con lo que el ser humano crea con sus manos, con la historia enredada en cada objeto y lugar. De pronto, ante nuestro ojos un  nombre especial “La Arrinconada” primer pueblo de la provincia de Santa Elena, entre montañas y mar, con ese origen que recuerda a naufragios no precisamente de los que se producen en el mar, si no de esos que te marcan la vida; lo que más sorprende de este lugar es la abundancia en la pesca y la deforestación que ha sufrido ese bosque antaño lleno de guayacán, jigua, caimito, aspan,  matapalo, majagua, cedro, paja toquilla, guadua.
Nuestra próxima parada Cautivo, el antiguo campamento de la refinería, allí nos espera una entrañable amiga y con ella el acercamiento a la cultura Las Vegas en el Museo de los Amantes de Sumpa. La pasión con la que Karen Stothert narraba el hallazgo de esta cultura, la más antigua de la costa ecuatoriana, la forma como fueron estudiando cada objeto encontrado en las excavaciones, el inicio del desarrollo de la agricultura con la domesticación del zapallo, del maíz; luego la presencia de las culturas Valdivia, Guangala, Manteña, las costumbres y tradiciones de los pueblos de Santa Elena, se constituyeron en la mejor clase de historia que mis nietos habían recibido en su vida.
Un día lleno de emociones distintas, un preámbulo para lo que nos esperaba en Sacachún, el Museo de las ballenas y desde luego ver estos bellos mamíferos disfrutando de nuestras costas (continuará).<

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: