Actualizado hace: 30 segundos
Escuela de narcotráfico

Jueves 12 Julio 2012 | 00:00

La policía estaba en el lugar. El hallazgo ocurrió en la madrugada. Empezaba el trabajo de los reporteros, sólo un par de horas y lo sabríamos todo. Sería la noticia principal en los diarios, los canales de televisión y la oficina. La droga era tanta como la astucia de los que la embarcaron. Y en la pantalla aparecerían los nuevos héroes llenos de flores. Fue un trabajo arduo, sin duda. Nadie como ellos. Se hablaba de las nuevas estrategias para los próximos episodios, era sólo cuestión de esperar hasta que otros temas nos alejen del asunto, y nos fijemos en otros: uno que otro accidente de bus, una selección de fútbol suplicando llegar al mundial, un par de lluvias extrañas, y un presidente que ponga a bailar a un país que no acostumbraba a hacerlo de esa forma.


Los amos del narcotráfico habían logrado escapar, sin alejarse mucho. Un par de días confundirían a sus verdugos, como lo hacen las ratas al descubrir el veneno, después de un tiempo no habrá quien lo aplique y el lugar volverá a ser de ellas. Queda claro entonces quién es que realmente maneja la estrategia.
El país volvió a distraerse entre fiestas y camisetas amarillas; entre sueños y música alegre. El tiempo se encargó de echarle polvo a todo. Sólo ellos aprovechaban el tiempo. Trabajaban día y noche abajo de nuestros pasos, mientras pulían sus arcas submarinas, burlando cualquier radar y obviamente cualquier “estrategia” que se quisiera utilizar.
El tiempo corría y con él todo el dinero de por medio. Ya hicieron algunos viajes desafiando caudales. Alguien miró desde lo alto y todo estaba bien. Ya cobraron su parte, sus horas extras, sus noches sin descanso…
Hay una nueva vuelta (en lenguaje del narcotráfico). Todo está listo. La madrugada espera por ellos. El combustible llegó a tiempo, los cigarrillos y las revistas. Será un viaje largo.
El motor está encendido, la ruta clara y la droga en su lugar. Falta uno de ellos. No pueden esperar más o la vuelta se les vendría abajo. Tienen sus dudas, nunca nadie falta.
Huelen el peligro, la policía está cerca. Abandonan la embarcación y logran huir. Será para la próxima…
La policía llegó al lugar y también fue en la madrugada. Sólo un par de horas y lo sabríamos todo. Aparecerán nuevos héroes y con ellos “sus estrategias”…
Será sólo cuestión de retroceder la cinta y volver a ver la misma película, mientras tanto, algunos seguirán creando historias de submarinos como hace algunas décadas atrás, lo hiciera un famoso cuarteto musical de Liverpool.<

Recomendadas para ti:

Tendencias

Suscríbase

Y acceda a todas las noticias del día