Sábado 30 Agosto 2014 | ACTUALIZADO HACE: 1 hora 22 minutos
Johnny Medranda Mera

+ ARTICULOS

Johnny Medranda

Estibadores Navales de Manta

POR Johnny Medranda Mera

Viernes 06 Julio 2012 | 00:00

Es de replay lo que ha pasado con los estibadores navales de Manta, hasta ahora último que se avizora luz al fin del túnel. Hay dos razones para estar contentos. La primera es porque los estibadores navales ya recibieron 500 mil dólares, de acuerdo a APM, por parte de las líneas navieras como indemnización parcial a sus demandas laborales puestas hace 8 años. Tal vez en este punto valdría la pena llegar a un valor proporcional solo con las otras líneas que realmente puedan deber montos a los exestibadores. Originalmente ellos demandaron hasta a líneas navieras que nunca arribaron al puerto de Manta por montos de hasta 20 millones de dólares. Hay que recordar que a los estibadores navales de Guayaquil se les pagó aproximadamente 7 millones de dólares cuando ellos manejaban el 70 % de la carga nacional. Esto causó una serie de impugnaciones por parte de los demandados. Obvio, eso fue cuando este tema estaba siendo litigado por un grupo de abogados de Guayaquil que se terminaron llevando el edificio a los estibadores de Manta en forma de pago por sus servicios y que ahora al parecer está a la venta. Su venta está publicada a través de una de las empresas inmobiliarias más importantes de la provincia, ConstruLight S.A. (www.construlightsa.net). Ahora los estibadores navales de Manta y sus nuevos abogados quieren recuperar el edificio que se les fue arrebatado injustamente de acuerdo a ellos.


La segunda razón por la cual el Puerto de Manta podría ver un final feliz a esta penosa odisea es que el Presidente Correa acaba de remitir a la Asamblea Nacional un proyecto de Ley para la defensa de los Derechos Laborales con carácter económico de urgente. Parte del proyecto de ley dice que se pagará, por una sola vez y de forma excepcional, la indemnización para los extrabajadores de las empresas de casinos y salas de juego que quedaron en desempleo debido al mandato popular del 7 de mayo del 2010. Son alrededor de 1.200 personas beneficiadas con esta medida. Esta hubiese sido la medida que se debió haber tomado hace muchos años atrás para el tema de los estibadores. Esto de una u otra manera ha afectado el desarrollo del puerto. Esto es debido a que estas demandas sin solución produjeron un resquebramiento en la seguridad jurídica de Manta, cuando en la realidad era causada por unos abogados que dejaron a sus clientes sin pan ni pedazo, pero que ahora, y gracias a la imprescriptibilidad de los derechos laborales, se está intentando nuevamente llegar a un acuerdo y recuperar su edificio. Lo sensato sería que se llegue a una solución tipo combo,  donde el Estado y los terceros que realmente deban a los estibadores paguen y el tema se lo cierre permanentemente. Esto es imprescindible para sacar un escollo a la vía del desarrollo del puerto y todas las líneas navieras se sientan totalmente libres de regresar a Manta. Todos ganamos.<

OTROS COLUMNISTAS