Sábado 20 Diciembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 5 horas 44 minutos
Ricardo Trotti

+ ARTICULOS

Ricardo Trotti

Google y las ironías democráticas

POR Ricardo Trotti

Martes 26 Junio 2012 | 00:00

Aunque el Internet se le reconoce como el medio por excelencia que incentiva la innovación y la participación ciudadana, también es visto como un inmenso espacio proclive a las paradojas e ironías.

 
Esta semana el más irónico en la red fue el gobierno de Cuba, a través de su sitio Cubadebate.com, en el que reclamó a Google haberle cancelado la herramienta Google Analytics, utilizada para medir y analizar las visitas que recibe un sitio.
Lo paradójico es que el gobierno cubano calificó la acción de Google de “escandalosa censura”, exigiendo mayor libertad para el Internet, pese a ser uno de los mayores censores del planeta. Califica de “subversivos” a blogueros independientes, bloquea contenidos en línea y su unión con Venezuela a través de un cable submarino de fibra óptica para acelerar el Internet, solo beneficia a internautas burócratas.
Pero en todos lados se cuecen habas. El de EE.UU. es el gobierno con mayor presupuesto del mundo para incentivar procesos democráticos y gobiernos más abiertos mediante la penetración del internet, las redes sociales y banda ancha. Sin embargo, esos jugosos fondos que a menudo cita la canciller Hillary Clinton, no pueden ser usados en países a los que impone embargos económicos, como Cuba, Corea del Norte o Siria.
Así que aunque Google comparte la visión del gobierno estadounidense de que “más información significa mayor libertad”, la Ley del Embargo, que data de 1962, no le permite ofrecer sus plataforma y herramientas en línea que incitaron la Primavera Árabe y otros movimientos emancipadores.
En otro giro de ironías, el Informe de Trasparencia Global que Google presentó esta semana, con el que mide cada seis meses las peticiones que recibe de gobiernos para censurar contenidos, mostró que el Internet no es solo presa de gobiernos opresores.
En el segundo semestre de 2011, mediante órdenes policiales y resoluciones judiciales, 45 países pidieron a Google que descuelgue  videos de YouTube, desactive blogs y cuentas en redes sociales, la mayoría por contenidos que los gobiernos calificaron de injuriosos.
¿Lo irónico? EE.UU y Brasil fueron los países que más solicitaron censuras, lo que Google calificó de “aberrante” y “alarmante”, por ser países democráticos que, paradójicamente, son los que más hacen a favor del Internet libre y abierto. EE.UU. presentó 187 solicitudes para eliminar 6.192 elementos de contenido, un 103% más que en el primer semestre del 2011, mientras Brasil hizo 194 solicitudes para que se remuevan 554 contenidos.
Aunque el informe se queda corto al no revelar la censura que practican los gobiernos en forma directa, como los de Cuba, China o Siria, su importancia radica en que hace transparente los procesos restrictivos, siendo, quizás, la única forma para disuadir a países opresores.
Estas ironías demuestran que el Internet, así como la democracia, no es un medio perfecto; y que su perfección depende del grado de libertad que se le insufle.< 

OTROS COLUMNISTAS