Actualizado hace: 28 minutos
TURISMO
Cuenca atrae con su cultura y maravillas

La profusión de tejas marcando el color rojo en los techos y ese olor a eucalipto, mientras el río Tomebamba serpentea presuroso. Cuenca, la Atenas del Ecuador, se ofrece orgullosa a los ojos del visitante.

Domingo 05 Febrero 2012 | 00:00


Esa es otra de las bellezas de este país: el viajero puede pasar de un clima a otro en poco tiempo. Desde Portoviejo a Cuenca hay unas siete horas de viaje, yendo por Guayaquil y desde allí Durán, El Triunfo, La Troncal, El Tambo, Cañar, Azogues, hasta llegar a Santa Ana de los Ríos de Cuenca.

 para todos. Es una ciudad con tantos sitios por conocer, que ir por un fin de semana dejará un sabor agridulce, ya que solo se podrá ver una ínfima parte en cualquier aspecto.
Sorprendentemente, Cuenca guarda posibilidades para todos. Hay hoteles desde 10 dólares, como La Joya, subiendo luego a 35 en el Atahualpa, La Castellana, y llegando, claro, a los hoteles boutique como Mansión Alcázar y San Juan, de 150 dólares. Tanto un desayuno como un almuerzo puede ser degustado desde 2 dólares. Un bus cuesta 0,25 dólares y un taxi, desde 1,50 hasta 5 dólares como máximo, según la distancia. El Centro Histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. Hay unas 40 iglesias y también casas antiguas, muy bien conservadas.

 aguas. Como no se puede estar en esta ciudad y no probar la "cascarita" de cerdo (ya se hablará más de ella), tampoco se podrá ir al Mercado de las Flores y, aparte de adquirir un ramo, decantarse por un agua de 'pitimás' ("se le dice así, porque la gente pide 'déme un pitimás', o un poquito más", explica Paúl Velín, técnico en Turismo de la empresa de gestión mixta GPA Tours, del Gobierno Provincial del Azuay. A esta agua, que lleva hierbas como valeriana y clavel, se le atribuyen propiedades terapéuticas muy especiales. Si ya se hizo de noche, no habrá que preocuparse mucho, aunque sí abrigarse más: el clima puede dar un vuelco y la lluvia creará un romántico velo, que sí obligará a apretar el paso para regresar al hotel.<

 

La familia de Leo Rojas
está feliz con su triunfo

María Elena Santillán Rojas (foto) está tejiendo tranquilamente una prenda de lana en el Mercado de Otavalo de Cuenca. Es tía del ahora famoso Leo Rojas Santillán, el artista de origen otavaleño ganador del reality Supertalento Alemán 2011. Este enero estuvo en Ecuador junto a un equipo de producción del reality, que grabó videos en Quito y también en el Parque Nacional Cajas, en Azuay. Pudo estar poco tiempo con su gente, pero para sus familiares, entre ellos su madre María Juana Santillán Rojas, fue suficiente. "Estamos felices de que haya triunfado. Ha luchado por llegar a estar donde está ahora, y lo tiene merecido. Él siempre se ha mantenido en contacto con nosotros. Hace poco vino acá al mercado a darle una sorpresa a la mamá", cuenta su tía María Elena. Esto lo confirma Blanca Eras, esposa de un primo de Leo, quien da cuenta del trabajo de producción televisiva que vino a hacer el artista.<

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala