Actualizado hace: 1 hora 11 minutos
Reacciones
Reacciones
Por: Pedro Vincent Bowen
pedrovincent@yahoo.com

Domingo 22 Enero 2012 | 00:00

Hoy no hablaré yo de la Refinería. Daré paso, más bien, a las reacciones que produjo mi nota: “La gallina y el pato”. Objetivo: Conocer otros criterios. Y compartir conclusiones (incluyendo la suya).

“Sería descabellado pensar que se entregará agua a la Refinería del Pacífico para abastecer las necesidades del complejo petroquímico. Ni las dos plantas juntas, El Ceibal y la que está en ejecución en Colorado serán suficientes para la demanda de la petroquímica”, Jaime Estrada.
“No me opongo a la Refinería, pero tampoco estoy de acuerdo que hipotequemos todos nuestros recursos por un proyecto que no está claro ni sustentado económica ni técnicamente, algo muy parecido al Puerto, todo se va en supuestos”, Lucía Fernández.
“¿Quién le ha dicho a usted que el sueño de perro de la Refinería es una realidad? Primero veo volar un burro antes que la Refinería en Pacoche. Prohibido olvidar, o no se acuerda de las promesas del Aeropuerto Intercontinental y otras fantasías ofrecidas por el magnífico Rafael”, José Ponce.
“Un buque petrolero para navegar siempre tiene que estar semi lleno o lleno para estabilidad. Una vez vaciado el crudo lo llenan con agua salada. Luego vierten al mar nuevamente esta carga mezclada con el crudo que queda como residuo en el fondo de los tanques. ¿A dónde va a parar este petróleo? Al mar y de ahí a las playas más cercanas”, Fritz Feijoo.
“Los derrames accidentales de petróleo son una importante causa de contaminación de las costas. Los casos más graves de contaminación por crudos están a cargo de los superpetroleros empleados para transportarlos, pero hay otros barcos que vierten también petróleo. Se estima que de cada millón de toneladas de crudo embarcadas, se vierte una tonelada al mar”, Tito Albán.
“Estoy totalmente de acuerdo con el proyecto de la Refinería del Pacífico porque va a ser beneficioso para la provincia y el país, pero rechazo la construcción de una planta desalinizadora que se piense ubicar en la zona de Barbasquillo, la misma que es perjudicial para los moradores del sector y la ciudadanía en general. Sugiero una más amplia socialización del tema Refinería. También preocupa el manejo del azufre. Igual que el agua industrial que producirá la planta que no generará beneficio a la ciudadanía porque no es agua potable apta para consumo humano", Franklin Palacios.
“Las descargas operativas (del crudo) se deben al lavado de los depósitos del buque petrolero en el mar y al vertido del lastre en forma de agua contaminada antes de la carga. Estas operaciones son las responsables de la contaminación crónica de las playas públicas con depósitos similares a la brea, acaban con la vida marina de las costas y arruinan la actividad turística”, Anónimo. <
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: