Martes 23 Septiembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 1 hora 21 minutos
Santo Domingo

Mujeres cuentan sus historias de infidelidad

Sábado 13 Agosto 2011 | 00:00

Tres opiniones de mujeres que tienen vidas independientes.

“Mercedes” vive un caso de infidelidad que la tiene encerrada en un conflicto que la llena de culpa. Ella preferiría no haberse fijado en aquel hombre casado. Y sin embargo, confiesa, el mismo hecho de que sea “ajeno” le da a la relación algo distinto. “Es como mágico, hay más adrenalina”, dice.
Ella se interesó en aquel hombre porque le gustó su forma de ser.  Hoy quiere dar por terminada esa relación que sabe no tiene futuro. Está en una fase de receso, en la que según los especialistas, está susceptible a las atenciones y delicadezas del sexo masculino. 

Parecidas. Las historias de los infieles se parecen e incluso las consecuencias son las mismas.
“Luisa”, tiene 22 años,  manifiesta que lo peor de que te sean infiel es que te sientes como una estúpida. “Da coraje que te vean la cara”, añade.
“Luisa” tiene una teoría: “Si estoy con alguien por algo que no es serio, no le doy importancia a la fidelidad, no me importa con quién salga mientras yo no esté cerca”.
Para que una relación se convierta en algo serio, según ella, deben pasar alrededor de tres meses juntos.  Si la relación pasa de ese punto se convierte en algo en lo que hay que “asuntarse”.
Es significativo lo de tres meses, y da qué pensar, ya que por ejemplo tres meses dura el contrato de prueba en algunas empresas. Basados en la opinión de “Luisa” y en la de las leyes laborales la conclusión es que luego de tres meses se puede conocer a una persona en lo laboral y en lo personal.

Algo natural. “Julieta” (24) tiene una relación de cuatro años. Según ella la infidelidad es algo natural tanto en hombres como en mujeres, y sin embargo dice no haberle sido infiel a su “marinovio” desde que empezó la relación. “Él sí, y a mí me molestó, pero lo que me molestó es que no me lo haya contado, se supone que una relación se hace en base a la confianza. Es mi mejor amigo, me dolió que no me lo hubiera dicho. Cuando él me explicó todo, entendí y lo perdoné”. Ella cree que puede ser infiel en cualquier momento claro que para eso “tiene que gustarme mucho una persona, y a mí es muy difícil que alguien me guste”.
Para ella la infidelidad es algo con lo que todo el mundo debe aprender a lidiar. Por más que estés en pareja, opina, siempre hay alguien que puede llamar tu atención y puedes ceder a eso, lo que no significa que no quieras a la persona con la que estás. “Hay personas que se matan por una infidelidad, y eso por más doloroso que pueda resultar no es un problema tan grande”.