Actualizado hace: 4 horas 29 minutos
La quinta pata del gato
La quinta pata del gato
Por: Pedro Vincent Bowen
pedrovincent@yahoo.com

Domingo 24 Julio 2011 | 00:00

Lo tengo dicho: ¡El chisme es una de las materias primas del periodismo! Por supuesto, no es el único nutriente de nuestro oficio. Es sólo una pista más. Como también lo son: runrunes, pasquines, boletines y todo elemento que sirva para elaborar una nota periodística.


Con esto no pretendo decir que el chisme debe tomarse como verdad absoluta para ser publicado sin verificación. Nuncamente. ¡Es impajaritable contrastar el chisme con otras fuentes! O sea: “Comprobar la exactitud o autenticidad de algo” (definición del mataburro).
Por eso, cuando llegome el chisme de lo que esta pasando con el suministro de comidas al personal de APM, decidí investigar a fondo comenzando por la obtención del contrato. Nada fácil… hasta que pude “bajarlo”. Y así fue como este chisme se convirtió en el tema de hoy.
Aclaro: No encuentro irregularidades (de peso) en los términos del contrato. Y enfatizo: El propósito de brindar el almuerzo a los  portuarios, es acertado, justo y necesario. Ojalá todas las instituciones hicieran lo mismo. Pero (el infaltable), cumpliendo siempre el debido proceso de adjudicación, sin compromisos ni dedicatorias. Y que el servicio contratado sea óptimo y del agrado de los beneficiarios.
Sucede que APM contrata con Fast Food Service (FFS) por $ 155.454  los “Servicios de alimentación para los funcionarios y servidores públicos de la APM desde el 1 de abril hasta el 31 de diciembre del 2011”. Anticipo: 20% ($ 31.090,87). Por cada almuerzo: $ 3.80.
¿En dónde está entones la quinta pata del gato que al periodista preocupa, y que los duros de APM deben explicar sin rodeos?
A saber:
1.- Que ni el Gerente, ni los Jefes Departamentales (menos dos valientes), ni un buen gajo de empleados de las diferentes áreas de APM comen la comida de la FFS. O sea, que si el cálculo logarítmico no me falla, del total de enrolados, están comiendo menos de la mitad de comensales. ¿Por qué? ¿Acaso no les gusta la sazón? ¿Han encontrado pelos en la sopa? ¿Llega fría la comida? Porque de otro modo no se explica que la mayoría prefiere comer afuera, o lleva su lonch en la lonchera… pese a que acá la comida es gratiche.
2.- Que para el personal de Operaciones, se les cocina “aparte”, casi a la carta, lo cual provoca en el resto, un comprensivo sentimiento de discriminación.
3.- Que la adjudicación del susodicho contrato “ladeó” ciertos requisitos del Portal de Compras Públicas, al punto de que en el Internet aparece todavía: “Por adjudicar”, lo cual resulta inexplicable (si ya está adjudicado) y podría acarrear futuras glosas. ¿A propósito, existe Contraloría? Y si es así, podrían decirnos: ¿Qué está haciendo sobre el torrente de contratos de “asesorías”, “consultorías” y “estudios sobre estudios” que se vienen dando en APM, unos conocidos, y otros aun por conocerse, ah?<

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: