Actualizado hace: 52 minutos
No hay ninguna casa de salud mental en Manabí
Calles 'refugian' a los dementes

Las calles y los alrededores del hospital Verdi Cevallos Balda se ha convertido en el hogar para personas que padecen problemas mentales. En Manabí no existe una casa psiquiátrica y tampoco figura en proyectos.

Sábado 23 Julio 2011 | 00:00


Manuel Mesías prepara un boletín de prensa que pondrá a correr a todo Portoviejo. Se trata de la llegada de 6.500 duendes, que tienen como propósito tumbar el Verdi Cevallos para construir uno nuevo. ¿La razón? “En el hospital matan a los pacientes y luego envían sus órganos al extranjero”, señala. Por esa razón es que la “Mafia Duende” viene a ponerle orden a la ciudad.
Esta historia es real dentro de la cabeza de Manuel,de 60 años, que padece demencia.
Manuel es conocido como “El Presidente”. A falta de un espacio donde pueda acudir, ha convertido a la sala de espera del hospital en su hogar. Durante el día escribe boletines, por la noche ese espacio se convierte en cama.

 más casos. A pocos metros de Manuel se encuentra “El rey del fútbol”. Un hombre delgado que desde un asiento inspecciona que todos sus empleados trabajen como debe ser; pues dice ser el dueño del hospital. A más de eso, tiene tres escuelas de fútbol donde labora como profesor.
María es otra de las personas que padece de demencia que se refugia en los alrededores del hospital. Ella se ubica en la entrada. En ese espacio cocina, se baña, teje y pide “una caridad” a todo el que se le acerca.

 NO HAY UN CENTRO. Argenis Mendoza, encargado del Programa de Salud Mental de la Dirección de Salud, dijo que han solicitado al Hospital Psiquiátrico Lorenzo Ponce la cifra de cuántos de sus pacientes son de Manabí. De acuerdo a esa cifra, ellos iniciarían los estudios para la construcción de un hospital psiquiátrico en esta provincia.
Según datos de la Dirección de Salud, este año se han registrado casos de ocho personas con problemas mentales En el 2010 se registraron 28 casos de demencia. Esto se debe a que son pocos los casos que se dan a conocer en la dirección, señalaron.
Sin embargo en la calle la realidad es otra, por ahí anda "Hugo", “El ingeniero” y “Rambo” sin rumbo fijo y viviendo de historias y buscando dónde dormir. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala