Actualizado hace: 23 minutos
FECHA
Solo tres de cada diez adultos mayores tienen seguro social

Un infarto al corazón y otro al cerebro abrieron las puertas de la jubilación para Mario Macías. Sus últimos 10 años de servicio los dedicó a la venta de medicina. Ahora lo acompaña un bastón y vive de una pensión de la cual no se queja.

Lunes 18 Julio 2011 | 00:00


La "suerte" de Mario Macías muchos ancianos la desean. Él recibe una pensión de 450 dólares, atención y medicina gratuita por parte del IESS y el Infa.  Atrás dejó los 15 días de terapia intensiva y las rehabilitaciones para volver a caminar, después de haber sufrido un accidente de tránsito . Ahora se dedica "a ser feliz" y siempre que puede comparte su lema de vida: "Prohibido decir no, adelante siempre con la bendición de Dios".
Macías es parte del 7,2 por ciento de la población ecuatoriana que agrupa a los adultos mayores, según cifras del Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC).
De ese total -987.279-, un 70 por ciento vive sus últimos años sin una pensión fija por parte del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), detalla Fernando Terán, sociólogo, quien realizó una investigación del tema.
La pensión mínima de un jubilado es de 150 dólares y el promedio es de 450 dólares.

 en el asilo. En el asilo de ancianos "Guillermina Loor de Moreno" es otro el cantar.
A primera vista está "Nachita" pronunciando las coplas que aprendió de su madre: "De aquí te estoy mirando y tú mirándome estás, ojito de pillo tienes, pero no me pillarás".
Al preguntarle por sus hijos dice que no tiene. ¿Edad? tampoco; ¿Recuerdos? menos. Y se va caminando despacio, con las manos entrelazadas en su espalda e imitando el silvido de algún parajito.
Sus compañeros alrededor ríen y  aplauden.
En el cuarto de hombres tenemos a Julio Arévalo. Tiene dos biblias en su cama: la católica y la evangélica. "Las leo para saber cuál dice la verdad y cuál es mentira", indica.
También tiene dos diccionarios, en el que busca el significado de palabras como "ilusión" y otras que encuentra en los textos biblícos.
Andreita dice ser de Manta y estar soltera. Usa ropa colorida, aretes largos y adornos de flores en su cabello. Y por último citaremos a la pareja de novios Hugo y Santita quienes con más de 70 años planean casarse en un mes.
En este centro gerontológico hay 54 ancianos, tres están jubilados.

 bono. Dolores Zambrano le hace honor a su nombre: dolores en las rodillas, dolores en las piernas y dolores en la cabeza. A eso hay que sumarle que es hipertensa y el "hormigueo" que siente en diversas partes de su cuerpo.
Ella es uno de los 40.000 adultos mayores que viven del Bono de Desarrollo Humano (35 dólares), según datos del MIES.
Según Fernando Rodríguez, especialista en medicina alternativa, a nivel mundial enfermedades cardíacas es la primera causa de muerte en adultos mayores, les sigue la hipertensión y problemas de circulación en la sangre. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala