Actualizado hace: 2 horas 50 minutos
SALUD
Educar para la planificación
infografia

El pescador Germán Mero y su mujer, Ana Miranda, nunca planificaron su familia. Durante los 40 años de matrimonio procrearon 18 hijos.

Miércoles 27 Diciembre 2006 | 19:30

La pareja vive en Jaramijó. Aseguran que desconocían que hubiera opciones de planificación familiar. Germán cuenta que no tuvieron más hijos porque la partera le recomendó a Ana que se ligara porque tenía el útero débil. Cristóbal Quijije, otro pescador, y su esposa, Perfecta Vera, residentes en Puerto López, tomaron una decisión diferente. En 30 años de matrimonio sólo procrearon un hijo. Así lo acordaron. “Queríamos darle una buena educación, salud y alimentación”, señaló Quijije. Con 18 hijos y con los ingresos de la pesca, en el hogar de los Mero Miranda faltaban recursos para dar una mejor formación a sus hijos y solventar los gastos de la familia. Los hijos varones empezaron, desde temprana edad, a trabajar en la pesca y las mujeres en quehaceres domésticos. Hay poca planificación Para Cristóbal Zambrano, jefe del Área de Salud No. 2 en Manta, este es un problema que se evidencia en todas las ciudades del mundo y, primordialmente, en las zonas rurales, donde no se educa a los ciudadanos en planificación familiar. En las áreas rurales son pocas las mujeres que participan en las campañas de planificación familiar que ejecutan las entidades de salud estatal. De una población en edad fértil en Manta de aproximadamente 75 mil mujeres, sólo 4.112 son parte de la campaña de planificación familiar del Área de Salud No. 2, aseguró Zambrano. En el subcentro de Salud de Jaramijó, de 4.785 madres en edad fértil, sólo 230 planifican el número de hijos que quieren tener. Vanesa Zambrano, directora del subcentro, es conciente de este desinterés por la planificación familiar y, en coordinación con varios estudiantes de medicina, realiza la campaña de educación para la salud con charlas sobre la planificación familiar y los métodos anticonceptivos. También, en coordinación con la doctora Vita Franco, coordinó la campaña de esterilización a mujeres pobres que tuvieron muchos hijos. Para el estudiante de medicina Sandro Mero Delgado y la doctora Patricia Moncayo, con la campaña no se resuelve el problema “sino con una consciente campaña de planificación familiar a los jóvenes”. Tanto en el subcentro de Jaramijó como en el Área de Salud se indicó que en los actuales momentos hay interés por planificar las familias. “Muchos jóvenes optan por tener sólo dos hijos para brindarles una buena educación, salud y alimentación”, indicó el estudiante de medicina. Los métodos anticonceptivos La mayoría de mujeres que son parte de la campaña de planificación familiar en las entidades de salud estatal utilizan los métodos anticonceptivos hormonales como la Cerazette y Microginon. Pocos recurren a los dispositivos intrauterinos como la T de cobre y los preservativos. En Jaramijó las 230 mujeres que son parte de la planificación familiar rechazan los condones o preservativos. Caso similar ocurre en Manta. El único método de planificación que acepta la Iglesia es la tabla o ritmo (tener relaciones sexuales cuando no haya ovulación). Pero para la doctora Vita Franco, ese método no es totalmente seguro porque no todas las mujeres tienen su ciclo menstrual regular. En las farmacias de Montecristi, Manta y Jaramijó más se venden los anticonceptivos orales, por ser más económicos, y no los inyectables que resultan más costosos. Mercedes Palma, coordinadora de Asociación Probienestar de la Familia Ecuatoriana (Aprofe) en Manta, orienta a las parejas “para que ellos decidan utilizar los métodos anticonceptivos de acuerdo a su situación económica y la que no le cause problemas de salud”. Palma indicó que en la actualidad hay anticonceptivos que pueden utilizarse para evitar embarazos y enfermedades de transmisión sexual.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala