Actualizado hace: 9 minutos
Educación
Cuando uno de los padres no está…

Danielito viene todos los días al Centro Infantil con su mamá, sólo conocíamos a su familia materna; sabíamos que su papá no vive en casa y nada más.

Miércoles 27 Diciembre 2006 | 18:21

Un día llegó su papá y pidió ver al niño, le permitimos que lo hiciera, bajo supervisión de la maestra en el momento del recreo. Fue enternecedor observarlos jugar, ambos estaban felices de poder compartir esos breves momentos. Cuando estaba por irse lo invitamos a que asista a la velada navideña y vea a su hijo de dos años bailar. Respondió que no, que quería evitar contratiempos con la mamá del niño y su familia... y se despidió. Cuando una pareja tiene desavenencias que los lleva a separarse; deberían tener claro que los problemas son de los adultos, LOS NIÑOS NO. He conocido amigas que sufren el no recibir el suficiente dinero por parte de sus ex parejas para solventar los gastos de sus hijos. He conocido muchos amigos que son víctimas de que sus ex mujeres aún no superen el abandono. En ambos casos, el resultado es que no pueden ver a sus hijos, como castigo a sus actitudes. En uno u en otro caso; existan los problemas que sean; los hijos no deben ser víctimas ni de la irresponsabilidad, ni del resentimiento, pero tampoco deben ser usados como instrumentos de venganza. Eso sería totalmente egoísta de nuestra parte además de equivocado por las consecuencias que trae a la personalidad de un niño. El hijo debe saber que puede contar con su mamá y con su papá SIEMPRE ¡aunque no viva en casa. Debe sentir que sus padres lo aman y para ello necesita que le demuestren su amor y poder demostrárselo. Él debe saber que no tiene que escoger porque ellos siguen siendo sus padres y que el estar con uno solo por vez, no significa que no cuente con el otro o que está fallándole alguno. Los niños tienen derecho a tener papá y mamá y nosotros la obligación de brindarle esos espacios. GOTITAS DE MIEL Ellos deben en la medida de las posibilidades tener una vida normal, donde puedan ver a su mamá y a su papá en libertad. Tanto papá como mamá en el momento que está con el niño, debe intentar brindar un ambiente de confianza, seguridad y afecto. Permita que en estas fiestas tan importantes para constituir el vínculo afectivo con nuestros familiares, nuestros hijos puedan disfrutar de sus padres, aunque sea uno a la vez, pero que sientan que los tienen a ambos. Nunca cree una mala imagen del otro, al contrario destaque las cosas buenas del otro. Si uno de los dos no puede ver al niño, JUSTIFÍQUELO, aunque sea injustificable; pero no haga sentir al niño su ausencia o culpable por ello.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala