Actualizado hace: 4 horas 41 minutos
¡Si fuera Alcalde!
¡Si fuera Alcalde!
Por: Manuel Andrade Palma
andradestatus @hotmail.com

Jueves 07 Julio 2011 | 00:00

No administraría la cotidianidad de la ciudad de tan inoficiosa manera. Planificaría el desarrollo capitalino, con criterio técnico y sensatez social.

Lo mínimo que haría es escuchar el clamor ciudadano y asesorarme con los que saben. Para esto escogitaría a un personal técnico e idóneo, libre de compadrazgos. Tomaría decisiones con autoridad y probidad responsable. Establecería una acupuntura urbana, atacando los problemas neurálgicos de la ciudad, sin dilaciones y con responsabilidad humana. Asumiría con nobleza que mis electores creyeron en mí para gestionar progreso y bienestar, pero ahora están absortos e indefensos ante la ineficacia de una pauperizada acción municipal.

Estimo que mis concejales me respetarían si mis decisiones y ejecutividad fueran inflexibles y compromiso no deleznable. Creo que pensaría que la oportunidad brindada es una sola, para no amedrentar a mis opositores, granjeados por mis disquisiciones. Actuaría en derecho y no entregaría los patrimonios municipales, bajo presión estulticia de otros irresponsables funcionarios de gobierno. No caotizaría más esta agredida urbe fruto de la anarquía vehicular, la contaminación visual, el ruido desesperante, el embotellamiento humano, el vejatorio estado de las calles y su insoslayable suciedad e ingobernabilidad. Lo peor es que mis coterráneos empiecen a no creer en sí mismos, al asumir la culpabilidad de haber elegido a la más fragante de las ineptitudes, como burgomaestre de la capital provincial.
Si fuera alcalde, pondría en ejecución las ordenanzas municipales urgentes y prioritarias. Me reuniría con las autoridades de tránsito e implementaría un técnico ordenamiento vehicular. Peatonizaría el centro de la urbe, para beneficio ciudadano, obligándolos sutilmente a caminar por salud. El estacionamiento de vehículos no sería de doble carril y se obligaría a utilizar los parqueaderos privados y/o municipales tarifados. Tampoco dejaría que los inefables comerciantes informales se tomaran las calles y espacios de la urbe. La construcción de kioscos y cierre de arterias de descongestionamiento, no podría efectivizarse por mil y unas razones; la solución a un problema social de mercado y de conducta de los implicados, son múltiples y están a la vista. De alcalde, optimizaría mi gestión para el logro de recursos y ejecución de la tan anhelada arteria de descongestionamiento que es el puente Puerto Real. Pero para eso se necesita decisión política, compromiso social y responsablemente tener los pantalones y el cerebro bien puestos. La única disculpa previsible serían los concejales que me acompañarían.
Si fuera alcalde, no tendría animadversión para quienes miran con otra óptica el desarrollo de la ciudad; más bien, asumiría mi rol protagónico e histórico y no dejaría pensar a mis conciudadanos de qué ¡Si, fuera alcalde!, se tornara una demandante verdad, porque la silla que nos corresponde como pueblo está vacía. He dicho…
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: