Actualizado hace: 4 horas 59 minutos
Hay que rectificar
Hay que rectificar
Por: Jorge Maldonado
jorge39936@gmail.com

Miércoles 06 Julio 2011 | 00:00

Sólo los necios persisten en el error. Las personas inteligentes toman los errores como fuentes de aprendizaje.


Evidentemente, el desarmar a la población civil de manera indiscriminada, fue un error mayúsculo que, seguramente sirvió a la paranoya de algún servil del Presidente, pero que a la comunidad nacional le ha significado el aumento descomunal del riesgo de ataques a bala por los antisociales.
Y es comprensible, porque antes, un delincuente agresor se sentía detenido en su deseo de asaltar con armas, porque el asaltado podría estar armado; sentía su vida en peligro. Ahora, sabe con seguridad de que su víctima está inerme, entonces, actúa a su antojo.
Se impone entonces una rectificación para que el retiro de armas sea selectivo a los delincuentes. Quien prueba ser una persona de bien, debe tener facilidades para contar con armas para defenderse de los asaltantes. Además, debe ser fortalecida la legislación que permite responder a la violencia en defensa propia, sin sufrir sanción alguna.
Y que no vengan los defensores de los derechos humanos de los delincuentes con que ello es peligroso para esa gente, porque más me preocupan los derechos de personas como la maestra que en Manta fue asesinada en su auto cuando intentaba huir de los asaltantes armados, de quienes no tenemos ninguna intención agresora, pero que debemos disponer de la posibilidad de ejercer nuestro derecho a la vida, a la defensa de nuestra vida y de quienes dependen de nosotros.
Creo que podemos llamar la atención a nuestros legisladores, a quienes recibieron los votos de los manabitas, para que tramiten las reformas legales necesarias para lograr las rectificaciones que hacen falta. Los criminales sólo responden al miedo. Cuando sepan que corren riesgo mortal en los asaltos, disminuirá su acción y se reducirán los crímenes en las estadísticas.
Y, claro, hay que aspirar a que simultáneamente aumenten las plazas de trabajo como resultado de la recuperación de la confianza. Ahora, las inversiones no vienen porque los dueños del capital tienen miedo, porque como están las cosas, la gente honrada se entrega maniatada a la voracidad de los criminales. La medida aumentará la confianza y las nuevas inversiones abrirán puestos de empleo para quienes se retiren del forzado “empleo” de asaltante.
¿Que se va a derramar sangre culpable? Claro que sí. Pero si estamos en guerra contra la violencia, en ella habrá bajas. Y los que no quieren sufrir las consecuencias, sólo tienen que retirarse del hampa y el crimen.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: