Actualizado hace: 22 minutos
El papel de la Contraloría
El papel de la Contraloría
Por: Walter Andrade
wandrade17@yahoo.com

Lunes 04 Julio 2011 | 00:00

La Contraloría debería ser la última línea de defensa de la sociedad, de sus dineros, de sus recursos.

Debe estar allí, lista, preparada y armada para defendernos de los atracadores de fondos públicos que igual que las plagas de langostas que arrasan los cultivos en África dejando a su paso desolación y miseria, acá, esas plagas, transformadas en seres humanos vivísimos también devastan, también riegan desgracia y lo peor, destruyen  los valores de la sociedad porque quieren hacernos creer que robar es una virtud. La Contraloría entonces no puede permitir ni tolerar que lo que tanto le cuesta a todo un país, como son los recursos que se destinan para hospitales, vías, etc., los que dirigen las instituciones públicas simplemente los dilapiden, compren o contraten con grotescos y asquerosos sobreprecios que  terminan finalmente infectando y contaminando la sociedad y por supuesto, llevándose nuestro dinero .

Para combatir estos latrocinios con frecuencia es necesaria  una verdadera conflagración.  Y en esta guerra de rufianes de cuello blanco versus el estado representado por la Contraloría, es posible que algunas armas  convencionales o no como sobornos, tráfico de influencias, tinterilladas, amenazas, sean las que se utilicen. Ya en ese momento, cuando salen a la superficie las armas prohibidas,  cualquier desenlace puede ocurrir. Y claro, si las armas de destrucción masiva o las que sin serlo producen las mismas consecuencias en la moral pública, están en manos de los delincuentes de saco y corbata es probable que la sociedad toda sea la única perdedora. En tales circunstancias no se podrá hacer nada  cuando se descubre, por ejemplo, que algo que vale dos millones los encargados de comprarla la pasan por cuatro millones.  ¡Qué cosa tan horrible se debe sentir! Saber que  los  delincuentes a  quienes se los ha pescado con las manos en la masa no puedan devolver lo  robado.
Con esta clase de frustraciones, todos los ecuatorianos habremos perdido. Seremos las cándidas víctimas de los saqueos que cometen los que dirigen las instituciones encargadas de servir a la comunidad y lo peor es que no hay  una esperanza cierta que en un tiempo X se detenga  la avalancha de asaltantes que pululan en las instituciones a la hora de contratar.
¿Qué se puede hacer?  Lo primero sería dotar de armas a la Contraloría para que combata de igual a igual con los delincuentes. Después cualquier cosa.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: