Actualizado hace: 51 minutos
Libia y la crisis del imperio
Libia y la crisis del imperio
Por: Mauro Guillem Zambrano

Viernes 01 Julio 2011 | 00:00

Los pueblos del mundo asisten perplejos y con indignación al espectáculo macabro del incesante y sistemático bombardeo que hace la aviación de la OTAN sobre blancos civiles y militares en territorio Libio, entre ellos a la misma residencia del jefe de Estado.

Luego de la invasión a Irak, parece que el turno le tocó al rico país petrolero, aunque con algunas diferencias. El costo de la guerra en Irak tuvieron que asumirlo los contribuyentes americanos y la enorme utilidad generada por el conflicto fue a parar  a las manos de las corporaciones de la industria militar estadounidense, petroleras y de reconstrucción. En dicha invasión las fuerzas de la OTAN se involucraron activamente, sin que recibieran mayores beneficios, las empresas europeas.
Con la experiencia pasada, Europa renegoció los términos de la invasión a Libia. ¡Libia para los europeos! En esta guerra de rapiña, países como Inglaterra y Francia, buscan adueñarse del petróleo Libio, por esta razón la OTAN se convirtió en la aviación de guerra de los rebeldes y en el centro de mando y coordinación de la confrontación, con el apoyo político, financiero y logístico militar de los EE.UU. que así paga el apoyo recibido en Irak. Libia vive una guerra civil, en que las partes están armadas y en conflagración y por tanto el papel de la comunidad internacional es encontrar una salida política al conflicto y no bombardear ciudades y edificios que dejan un saldo criminal de civiles muertos.
Para justificar su agresión, satanizan a Gadafi como en su momento lo hicieron con Hussein, dicen que es dictador de 42 años en el poder, pero no dicen que su aliado Arabia Saudita tiene una familia real que lleva más de 100 años en el poder, hartamente represiva. Que Gadafi reprime a la población civil que se rebeló (rebeldes en armas a diferencia de Túnez y Egipto), pero evitan hablar de lo que ocurre en Siria. En Irak, el cuento fue lo de las armas nucleares, en Libia es otro el cuento. El objetivo es el mismo: Apoderarse del petróleo y dar una señal clara al mundo sobre el poder militar de esa alianza. André Gunder Frank, economista alemán, con doctorados en USA, señala que el poder hegemónico de EE.UU. se sostiene sobre dos pilares: El dólar y el pentágono. Frente a la crisis estructural del capitalismo global y a la economía norteamericana de poco crecimiento, enorme deuda externa y tremendo déficit fiscal, hoy el dólar corre el riesgo de dejar de ser ese pilar. Solo les queda la guerra.<

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: