Actualizado hace: 15 minutos
Jorge Guillén Morales
Del pesebre a la cruz

Tema ganador del X Festival de Villancicos inéditos organizado por Radio Católica Manabí, evento que contó con la participación de quince niños de varias escuelas de la provincia, quienes demostraron mucho talento, todo matizando con la armonía de las canciones que por ser inéditas, causaron una gran impresión al jurado y público presente y oyente.

Sábado 23 Diciembre 2006 | 21:08

Del pesebre a la cruz es una letra del maestro Chicho Castro Camacho, reconocido en el ámbito nacional e internacional quien se ha ganado el prestigio por su creatividad y perseverancia en su trabajo lo que ha demostrado durante toda su trayectoria artística. Hombre de grandes dotes musicales, un maestro de la guitarra y el requinto y por sobre todas las cosas, reconocido por sus cualidades morales que le han permitido cosechar muchos triunfos, siendo también un formador de grandes talentos que brillan con luz propia. La ganadora, una niña soñadora, alumna del maestro Chicho Castro y representante de la Escuela Fiscal Mixta Rafael María Mendoza, quien desde que fue escogida para participar en el certamen se puso a entretejer sus ilusiones confiando en poder ganar el concurso, porque muy aparte de que ama la música y la lleva en el alma, es una niña virtuosa que ha aprendido a valorar a los demás y sobre todo a creer en Dios y en ella misma. Del pesebre a la cruz es trasladarse con Jesús desde su nacimiento hasta llegar a su máxima expresión de amor: entregar su vida por todos nosotros, siendo luz para las naciones y guiando siempre a su pueblo, a su iglesia viva en la tierra. La niña soñaba con el momento, se preparaba y vivía intensamente con esta melodía que le ayudaba a creer más en el triunfo y así pasaron las horas, los días y semanas hasta que llegó el momento de su participación y como siempre, decidida y segura de sí mismo esperó el ansiado momento. Los niños uno a uno fueron entregando sus lindas canciones y Cecilia Paola Guillén Alexandre hizo lo propio, cantó la melodía de sus sueños y después… otra vez a esperar. Los segundos se hicieron largos, parecían eternos, su corazoncito latía muy aprisa y sus ojitos miraban a su alrededor de su único acompañante, su padre, quien también confiaba en ella y que la había preparado para ese momento. Su madre muy ocupada y también sus hermanitos escuchaban a través de Radio Católica paso a paso cada una de las intervenciones y esperaban también con ansiedad el momento final. Comenzaron a nombrar a los cinco ganadores del concurso y desde el quinto al segundo lugar no aparecía su nombre. Comenzaba a moverse nerviosa y con una enorme tensión, pues susurraba en voz baja, ¡ojalá que ganara un premio! Era su sueño, pero sólo faltaba el nombre del primer lugar, que pasaría… El veredicto fue determinante y cuando lentamente se anunció finalmente el nombre del villancico ganador, todo parecía increíble: DEL PESEBRE A LA CRUZ dijeron y la niña se estremeció, comenzó a llorar en el regazo de su padre quien le dijo: ¡Ganó Hijita! Lindo sueño hecho realidad donde se demuestra que cuando se hacen las cosas bien, cuando se trabaja con dedicación y perseverancia y cuando se tiene convicción de lo que se quiere, se puede llegar muy lejos. Por eso doy gracias a Dios por el triunfo de mi pequeña niña soñadora, a mi gran amigo el maestro Chicho Castro Camacho, a la directora de la Escuela Rafael María Mendoza, Lic. Gitty Solórzano por su confianza en mi hija y a mi adorada esposa por su apoyo incondicional.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala