Sábado 25 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 29 minutos
DESTACADAS
Jorge Guillén Morales

+ ARTICULOS

Jorge Guillén Morales uguillen@live.com CC 130418446-6

El HOSPITAL DEL IESS EN PORTOVIEJO

POR Jorge Guillén Morales

Lunes 09 Mayo 2011 | 00:00

Es evidente que se han producido muchos cambios positivos en el Seguro Social, en cuanto a la sistematización de citas y controles médicos, exámenes y otros servicios que anteriormente eran muy deficientes, de allí que algunas personas lo pensábamos bien, antes de iniciar un periplo por este nosocomio.


Pero es necesario señalar que todavía existen personas que desdicen de la concepción que deberíamos tener de los funcionarios públicos,  a los que me sumo por ser uno de ellos, pero que en cambio  tenemos bien claro nuestro rol ante la sociedad. Relato este caso sólo con el ánimo de que se reflexione porque no todo lo que brilla es oro, pues a pesar de que por teléfono, en la recepción de citas  existen personas educadas que atienden muy bien a los afiliados, en cambio existe mucho contrate en la atención personalizada que brindan algunos profesionales de la salud.
Desde la semana anterior solicité un turno para traumatología, que me fue atendido gentilmente y otorgado par el jueves 5 de Mayo a las 10h00. Llegué a las 09h20 y me atendieron bien en la preparación y luego en el área de estadísticas. Posteriormente fui a esperar mi turno y sucedió lo siguiente: esperé por más de una hora porque el Dr. Juan Vera ya estaba atendiendo y siendo aproximadamente las 11h00,  recibí una llamada al celular que me obligó a retirarme un poco por cuanto no podía escuchar; en ese preciso momento perdí el turno y tuve que esperar el siguiente.
Cuando salió la persona que era atendida, llamaron a otro paciente y no a mí como correspondía, por lo cual entré al consultorio del Dr. Vera para explicar la razón que motivó mi inasistencia, momento en que el mencionado doctor de manera grosera me dijo que no le importaba las razones y que tenía que esperar la siguiente “ronda” que significaba no sé cuánto tiempo más.  Esta actitud generó una discusión con el galeno que terminó diciéndome que no me iba a atender y que saliera del consultorio.
Fui a reclamar al Director del Hospital, Dr. Marcelo Daza,  quien delegó simplemente para que me atendiera otro médico, sin solucionar el problema y sólo hice la  denuncia respectiva al buzón de sugerencias, que fue lo único que pude hacer durante más de tres horas perdidas,  pues el otro doctor que me atendió de apellido Romero, me indicó que sí podía ayudarme pero que tenía que esperar hasta el final de sus consultas que era aproximadamente a las tres de la tarde.
Sería muy saludable que se trabajara casa adentro para que el personal de este hospital comprenda que nosotros los afiliados, merecemos respeto y  atención esmerada, pues somos los que contribuimos para la manutención de esta institución que como dice el slogan actual “Avanzamos seguros”, considero que debería ser sin estos malos elementos que con su prepotencia sólo dejan un rictus de descontento en los afiliados que como yo,   casi nunca ocupan estos servicios, pero que cuando lo hacen, salimos totalmente  decepcionados.

OTROS COLUMNISTAS