Actualizado hace: 4 minutos
Childerico Cevallos | E-mail: chcevallos@eldiario.com.ec
Cumbre con bemoles

La Primera Cumbre África-América del Sur, realizada en Abuja, capital de la república africana de Nigeria, fue un buen referente sobre las diversidades de factores que hay que considerar para una mejor relación entre los pueblos del mundo, especialmente cuando el objetivo es la integración cultura-social.

Domingo 17 Diciembre 2006 | 20:43

Por primera vez se intenta un acercamiento de dos continentes con culturas y costumbres distintas, quizá apenas unidos por el pasado, actualizado en las generaciones de personas que florecieron luego que sus antecesores fueran traídos, desde África a nuestros países americanos, principalmente mediante la práctica oprobiosa de la esclavitud. Las intenciones de los organizadores probablemente han sido buenas, pero deberá trabajarse muy persistentemente para superar barreras profundas que existen entre hispanoamericanos y africanos, especialmente en lo de libertades individuales, sistema democrático, religión, vida en sociedad, etc. La delegación ecuatoriana obtuvo una experiencia interesante aunque traumática para unos, especialmente para las mujeres. La primera barrera es el idioma, el inglés, que se lo habla salpicado con los variados dialectos de los nigerianos; luego las costumbres, las mujeres dijeron haber sentido un trato de inferioridad. Después vino la inseguridad, las recomendaciones a seguir fueron: no dejar nada de valor en las habitaciones, no beber ni cepillarse los dientes con agua de la llave, recordar la alta incidencia de Sida, no salir a la calle solos, no tomar fotografías sin pedir permiso, cuidado con los mosquitos, etc. etc. Algo parecido a los nuestro, pero con más intensidad. La vigilancia impuesta en el evento, si bien es comprensible y esperada por la calidad de los asistentes, mostró otro factor importante: la diferencia de las democracias. Probablemente la diversidad de problemas regionales que confrontan los países africanos, interna y externamente, hacen que sus líderes tengan una guardia de protección numerosa. Un caso específico: Muammar Kadafi, el presidente de Libia, llegó con cerca de 200 guadaespaldas armados, a quienes se les condicionó el ingreso al país a la entrega de las armas. Entonces se formó la pelotera. Kadafi amenazó con caminar los 40 kilómetros hasta la capital si no devolvían las armas. La intervención directamente del presidente de Nigeria facilitó la solución: Doce entraron armados. ¿Qué hacía Ecuador y 9 países suramericanos más en esa reunión con representantes de 47 países africanos? Buscar caminos para la cooperación internacional de estas dos regiones fue la respuesta. ¿Cuánto logró Ecuador como país? La información se la dará en algún momento. Internacionalmente se ha comentado que el presidente de Brasil, Inácio Lula da Silva, busca un puesto permanente para su país en alguna de las comisiones que tiene la Organización de las Naciones Unidas. Y necesita los votos. Y Ecuador es un buen amigo de Brasil.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala