Domingo 21 Diciembre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 5 horas 5 minutos
Kausman Quiñónez Angulo

+ ARTICULOS

Kausman Quiñónez Angulo

La abolición de la esclavitud en Ecuador

POR Kausman Quiñónez Angulo

Lunes 07 Marzo 2011 | 00:00

¿Sabían ustedes que ayer 6 de marzo se cumplió 157 años de la abolición de la esclavitud en el Ecuador


Han pasado 17 años desde que escribí el siguiente artículo: “Este 6 de marzo se cumplen 140 años de haber sido abolida, por decreto –ley, la esclavitud en el Ecuador. Ciertamente que la fecha que marca un hito en la superación del hombre y de los pueblos, a lo mejor será recordada solamente por aquellos auténticos defensores de la libertad y por aquellos que estiman y reconocen en el hombre sus reales valores, que los convierten en el centro del universo y en el sujeto de aquello que signifique superación, desarrollo y progreso.
Esta nota tiene dos propósitos claramente definidos: el uno, saludar a mis hermanos negros como dijera esa alta voz poética que es Antonio Preciado: “tiene una señal de sangre idéntica a mí mismo”; y a esos otros también mis hermanos, los indígenas, a cuya lucha me adhiero con “un gran latido redondo, cien volcanes, una lágrima y mi grito”. Y el otro, protestar y denunciar la conjura de esa otra forma de esclavitud: la pobreza y el hambre que recogen los ghetos y los “barrios-miseria” de los suburbios de los países tercermundistas.
Ahí están desgarradoramente presentes los ejemplos lacerantes y humillantes de Somalia, Uganda, Haití y Sudán, para citar una parte del problema, no racial sino de supervivencia.
La lucha de Martin Luther King, de Nelson Mandela y tantos otros defensores de nuestra libertad y de nuestra dignidad, caerá en el vacío si no unimos nuestras voces empolvadas de gritar –al punto que lo nuestro más parece un alarido quijotesco - a esa gran batalla que se libra en el mundo por la igualdad y la redención de los hombres, aunque vislumbremos que el final será el mismo destino de Cristo- Redentor.
Mi homenaje a la memoria de los gestores de la abolición de la esclavitud en el Ecuador, doctores Francisco Xavier Aguirre Abad y Xavier Espinoza, quienes hicieron posible dictar esa Ley que emancipó al negro y al indio.
Finalmente, un llamado de atención a los estados, a los gobiernos, y más a los gobernantes, a quienes compete evitar el ahondamiento de la brecha existente entre blancos y negros, entre ricos y pobres, a las puertas un nuevo siglo preñado de serios problemas y advertencias.
Como comprenderán, el artículo fue escrito antes de comenzar este nuevo siglo; y yo pregunto: Después de que han pasado 17 años, ¿qué ha cambiado? Problemas en Cuba, problemas en Venezuela, problemas en Ecuador; hay problemas en el África y Medio Oriente, ¿dónde están esas voces de ese ayer profundo?, ¿se ha perdido la capacidad de reacción?, ¿se ha perdido el amor propio? Y yo me pregunto: ¿hasta cuándo?, ¿a dónde
vamos? Que alguien me responda. <

OTROS COLUMNISTAS